Cultura

Amanda Pazmiño: "La escritura es un cable a tierra"

Amanda Pazmiño:

La decimosegunda edición del Festival Internacional de Poesía Ileana Espinel Cedeño, que rendirá homenaje al poeta Carlos Eduardo Jaramillo, tendrá entre sus invitados a Jack Hirschman, uno de los últimos poetas beat, y le entregó su premio a la joven poeta quiteña Amanda Pazmiño.

La convocatoria al premio tuvo una participación histórica de 100 postulaciones en todo el país y sus tres finalistas, por primera vez, fueron mujeres. Además de Pazmiño recibieron la primera y segunda mención las lojanas Thalía Rojas y Sara Montaño; mientras que la tercera fue para la guayaquileña Tamara Mejía.

No es algo aislado. Las mujeres están postulando y ganando. Leila Guerriero ganó el premio español de Periodismo Manuel Vásquez; Mariana Enríquez ganó el Anagrama; Selva Almada ganó el First Book; María Gainza el Sor Juana Inés  de la Cruz. Para Augusto Rodríguez, realizador del Ileana Espinel en Guayaquil, siempre ha habido muchas buenas escritoras y es bueno que se pongan en evidencia en estos tiempos.

Para Pazmiño, que empezó a escribir de muy joven y ha mutado en la escritura, el reconocimiento es un origen. “Aún queda mucho por escribir, movilizar y activar desde lo colectivo. La fuerza de las voces, la sabiduría y el talento de las mujeres es cada vez más visible”.

Agrega que “las redes de sororidad significan un horizonte, y en ese sentido es necesario erosionar la figura del genio en el arte: el triunfo individual no es convicción”, dice la autora de “Le hablaré de ti a todos los mares que fragüen un hogar en mis ojos”, el poemario que recibió el Premio Único.

Piensa que hay una correspondencia con el momento histórico y las maneras en las que se teje la sociedad. Enumera la presencia femenina desde el activismo en el paro nacional de octubre. Considera que es necesario “dar lugar a la ética del cuidado y la contención. Con esto quiero decir la trascendencia de hacer escritura en la historia, partiendo de las realidades. Es necesario pensarnos desde el feminismo interseccional”.

El jurado conformado por los poetas Fernando Cazón, Siomara España y Sonia Manzano, consideraron el trabajo de Pazmiño, entre otras cosas,  por sus “imágenes de lograda originalidad y conceptos provistos de gran carga afectiva y hondura filosófica”. 

Para Amanda, “la escritura es política (esto no es nada nuevo) pero permite situar un cable a tierra para comprender sus motivos y disidencias. Así como la apuesta es total en las decisiones y acciones de la vida, también lo es en la escritura”.

Su trabajo parece un solo poema, la búsqueda de un hogar, un nuevo comienzo, se funden en imágenes de dolor y comienzo.

“Fue un poema escrito a partir de la realidad circundante, el tiempo, los viajes y las lecturas durante la experiencia de hacerme un hogar lejos de todo lo que era cercano para mí. (...) Con la idea del ‘tajo’ convoco la posibilidad de interpelar y construir sentidos en el terreno de lo poético, que vuelvan la mirada hacia el pasado, hacia lo que realmente importa y hacia lo que vendrá, partiendo de las experiencias del dolor”. (I)

Invitados

Jack Hirschman: Poeta y activista social. Estados Unidos (1933).

Juan Arabia: Poeta, traductor y crítico literario. Buenos Aires (1983).

Camila Assad: Poeta, autora de Cumulonimbus. (Brasil, Presidente Prudente, 1988).

Yolanda Castaño: Poeta y crítica literaria. (España, 1977).

Maritza Cino:  Escritora, poeta, docente, narradora. Autora de Los días frívolos. (Guayaquil - Ecuador, 1957).