Cultura

Art Paris, la segunda feria más grande de Francia, desafía a la pandemia y sí se realizará

Art Paris, la segunda feria más grande de Francia, desafía a la pandemia y sí se realizará
París -

La pandemia del coronavirus ha llevado a la cancelación de ferias de arte alrededor del mundo desde marzo, bloqueando la principal arteria comercial de esta industria multimillonaria.

Pero Art Paris, la segunda feria más grande de Francia, abrirá sus puertas a miles de visitantes mañana, jueves 10 de septiembre, en el Grand Palais de París. El evento de cuatro días sigue adelante pese a un incremento de casos de COVID-19 en el país.

Art Paris es la primera gran feria de arte internacional presencial desde que el coronavirus arrasó al mundo, cancelando vuelos, provocando encierros y devastando el comercio.

En 2019, antes de la pandemia, el mercado del arte global fue valorado en unos 64.000 millones de dólares.
“Teníamos la convicción de que debíamos hacer la feria porque es muy importante para las galerías conocer a sus coleccionistas, tú sabes, luego de seis meses de inactividad total. Y todo estuvo cerrado, así que es realmente esencial”, dijo el curador general de Art Paris, Guillaume Piens.

Los organizadores reconocen que existe un “riesgo” y dicen que un equipo de salubridad evacuará a cualquier grupo potencial de COVID-19 de las galerías, pero esperan que no haya infecciones vinculadas al evento. “El espacio del Grand Palais es majestuoso, así que no es visto como un espacio confinado. Tiene un techo de más de 45 metros (casi 148 pies) de altura”, dijo Piens.

Sin embargo, en medio de los temores de una segunda ola, miembros del público francés han expresado consternación ante la realización de una feria tan grande.

“¿En serio? No creo que sea muy prudente tener tanta gente junta, propagando gérmenes y bacterias. ¿No podían cancelar este año como hicieron los demás?”, dijo Karelle Dublot, una profesora de 26 años que caminaba por una calle cercana.

“Es una terrible idea. ¿Lo sabe el gobierno francés?”, preguntó Marie Pierre, de 31 años, una residente parisina desempleada.

Art Paris estaba originalmente prevista para abril, pero se postergó del 10 al 13 de septiembre.

Los organizadores de la feria Art Paris apuestan por la reactivación de las actividades. Foto: AFP.

Unos 6000 visitantes con mascarillas se anticipan para la inauguración, casi un tercio de los 17 000 del año pasado. Los asistentes no solo pasarán junto a vendedores de 112 galerías de 15 países y sus respectivas obras, sino también junto a estaciones de gel antiséptico y señales de advertencia que prohíben la aglomeración de personas en lugares pequeños.

Algunos dueños y operadores de galerías están usando tapabocas brillantes con diseños artísticos para tratar de crear algo de levedad pese a las restricciones.

Muchas de las cancelaciones de arte este año, incluyendo la de la feria Frieze New York en mayo, siguieron al cierre prematuro de Tefaf Maastricht luego que un expositor en la feria holandesa contrajo el virus el 9 de marzo. Más tarde se reveló que al menos dos docenas de expositores y visitantes también se habían contagiado.

Ferias como Art Basel en Suiza, Frieze London y Art Basel en Miami Beach fueron igualmente víctimas de la pandemia.

“No ha habido grandes ferias de arte en ninguna parte del mundo desde marzo. Art Paris es la primera. Estoy muy contento de que esté ocurriendo pese a la crisis, pues la gente en la industria está desesperada”, dijo Ian Rosenfeld, de la Gallery Rosenfeld en Londres.

Pese a los riesgos de exponer, muchos en la industria del arte dicen que no hay más opción que empezar de nuevo, incluida Ellen van Heijningen, de la P Gallery en Atenas, para quien la feria es “una muy buena idea”.

“Han tomado medidas. Hay mucho espacio... No podemos poner la vida en pausa para siempre”, dijo.

Otros fueron más hiperbólicos. “Es como una situación de vida o muerte para las galerías, los artistas, los negocios”, dijo Hélianthe Bourdeaux-Maurin, directora de la H Gallery, que participa en la feria.

Las restricciones de viaje y congregaciones relacionadas con el COVID-19 han hecho que sea imposible asistir a muchas ferias, en especial para los coleccionistas que viajan miles de kilómetros (millas) al año en busca de arte.

“Miles de millones de dólares, euros — todo tipo de moneda — se han perdido alrededor del mundo... Es muy importante que las ferias de arte se realicen porque en este momento nadie puede tomar un avión. Las galerías no pueden reunirse con sus coleccionistas. Es muy difícil encontrar adeptos cuando no puedes viajar, así que es realmente maravilloso que podamos reunirnos todos en un lugar y tratar de mantener la industria a flote”, dijo Bourdeaux-Maurin.

Muchas galerías pequeñas son particularmente vulnerables y se sabe que enfrentan la bancarrota y el cierre.

Art Paris reconoce que este es un problema real. La feria prometió donar todas sus ganancias por concepto de boletería de esta edición a las galerías más jóvenes para ayudarlas a pasar la tormenta. Bourdeaux-Maurin, quien está entre los beneficiarios, describió la iniciativa como “sin precedentes”. (I)