Cultura

Caifanes hizo realidad "un sueño compartido" en Quito; hoy se presentará en Cuenca

Caifanes hizo realidad
Quito -

La banda mexicana de rock latino Caifanes se presentó ayer en el Ágora de la Casa de la Cultura, en Quito, ante más de tres mil espectadores, que colmaron un 80% del aforo. Es la primera vez que la agrupación, que cuenta con más de dos décadas de trayectoria y reconocimientos en América Latinas, tocó en Ecuador.

Tras dos horas de cierto, los fanáticos -de al menos dos generaciones- salieron emocionados y satisfechos de haber visto a sus ídolos. “Se ha cumplido un sueño compartido”, dijo el vocalista y líder de la banda, Saúl Hernández, al empezar el show.

A las 21:30, la primera canción, Afuera, fue un anuncio de la energía que se iba a descargar durante la noche. Le siguieron más de sus clásicos, como Viento, Miedo, Aviéntame, Antes de que nos olviden, Los dioses ocultos... Una docena de canciones que el público coreó, en muchos casos, hasta las lágrimas “Esperé toda la vida para este concierto. Será la primera y última vez que los miremos”, decía, emocionado, con lágrimas por las mejillas, César Acuña, que tiene la colección de discos de Caifanes desde la época de los vinilos. Los mexicanos también interpretaron Heridos, el sencillo lanzado este año y que podría ser el inicio de un nuevo album.

Alrededor de las 23:00, los cuatro integrantes de Caifanes -Saúl, Alfonso André (batería), Diego Herrera (teclados) y Sabo Romo (bajo)- se despidieron ante la incredulidad de los asistentes, que no estaban dispuestos a irse sin escuchar sus canciones favoritas. “Olé, olé, olé, Caifanes, Caifanes”, gritaba la multitud.

A los pocos minutos, la banda nuevamente estuvo en el escenario y abrió su set de despedida con No dejes que. Otras vez se hicieron presentes los gritos y la euforia entre el público. Luego tocó La célula que explota, que provocó besos, abrazos y muchos recuerdos entre las parejas.

Para la despedida final estuvo La Negra Tomasa, lo que convirtió al concierto de una fiesta. Cerca de las 23:30, el grupo dejó el escenario. Hoy se presenta en en el coliseo Jefferson Pérez, en Cuenca.

La banda que abrió el concierto en Quito fue Guardarraya, que obtuvo aplausos y el reconocimiento del público. (I)