Cultura

'Knives Out', una cinta de misterio en la era de Trump

'Knives Out', una cinta de misterio en la era de Trump

Knives Out (Entre navajas y secretos) de Rian Johnson desenmaraña no sólo un crimen chapado a la antigua, sino la fibra misma de las historias de misterio, atando hilos sueltos hasta entretejer, intrincada y diabólicamente, algo nuevo y sumamente encantador.

Y mientras las series y cintas de detectives salpican las pantallas televisivas, los filmes al estilo de Agatha Christie curiosamente han desaparecido de los cines. La nostálgica Murder on Orient Express (Asesinato en el Expreso de Oriente) de 2017 disfrutó de popularidad, pero no logró sacar al misterio de su casi total retiro.

Sin embargo, desde que Johnson debutó en 2005 con el filme neo-noir Brick, ha mostrado un raro don para avivar géneros viejos con deconstrucciones densamente tramadas. Ha hecho películas ingeniosas como Looper (Asesino del futuro), Star Wars: The Last Jedi (Star Wars: Episodio VIII: Los Últimos Jedi).

Las cuales a veces han rayado en ostentosas y sobrecargadas, como en el caso de la aventura descabellada The Brothers Bloom (Estafa de amor).

Pero en las historias de misterio, la demasía puede ser buena. Dennos todas las estrellas de cine, giros y armas letales que se puedan encontrar. Si se hace bien, prácticamente no hay nada mejor. Y Knives Out, aunque tarda un poco en agarrar el ritmo, atina hasta en la última de sus escenas. Resulta que al género de misterio no sólo le quedan algunas cartas bajo la manga sino que es absolutamente acrobático.

La película comienza como muchas que le antecedieron: con un cadáver y la necesidad de encontrar al responsable. Harlan Thrombey (Christopher Plummer), un escritor de novelas policiacas de éxito, es hallado con el cuello cortado en un cuarto de su enorme mansión victoriana. El diseñador de producción David Crank se lleva un buen crédito por el escenario fabulosamente ornamentado del filme: un tablero de Clue llevado a la vida real y una casa que podría competir con la de Parasite como la más impresionante del año en el cine.

Thrombey es extremadamente adinerado y tiene una amplia familia de excéntricos malcriados. Y con toda la intriga que desata su muerte, para sus hijos el tema de la herencia es lo más importante. Entre ellos están su hija informante Linda (Jamie Lee Curtis) y su marido infiel, Richard (Don Johnson), un partidario abierto de Donald Trump; su hijo Walt (Michael Shannon), director del sello editorial de su padre casado con Joni (Toni Collette); y su nieto Ransom (Chris Evans), la oveja negra y arrogante de la familia.

También hay otros personajes, pero la más notable es la cuidadora de confianza de Harlan, Marta, interpretada por la actriz cubana Ana de Armas. Los Thrombey se refieren a ella como “la empleada doméstica” y hacen chistes sobre sus orígenes latinoamericanos. Una dimensión política más profunda va tomando forma cuando la indiferencia de la familia hacia Marta juega un rol importante en el misterio de la cinta. Con temas como la clase privilegiada, la inmigración y el etnocentrismo, Knives Out es una historia de misterio en la era de Trump.

El filme, un estreno de Lionsgate, tiene una clasificación PG-13 (que advierte a los padres que podría ser inapropiada para menores de 13 años) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por contenido temático, algunas imágenes perturbadoras y lenguaje soez. (E)