Cultura

La cultura del daño anda en metro

La cultura del daño anda en metro

El vandalismo o cultura de destrucción aparece cada día en asientos garabateados, letreros desprendidos e inclusos tuercas separadas.

Hay dos visiones para estas situaciones. Fundación Metrovía dice que hay usuarios que dañan parte del sistema, sea rascando la pintura, o rayando los asientos e incluso robando los bienes.

“Tuvimos que mejorar en algunas paradas donde están los extintores. Por seguridad hay que poner un vidrio que cuando se rompa no explote, entonces los ladrones saben que no se van a cortar, y en un ratito quiebran y se llevan el extintor. Salen junto con la gente que se baja del bus”, indica Byron Yong, gerente de operaciones de la metrovía.

Para algunos usuarios, hay culpa compartida, porque parece que hace falta mantenimiento en las unidades por parte de la Metrovía.

  • La cultura del daño anda en metro
  • La cultura del daño anda en metro

“Hay buses que llevan las puertas mal, parece que se van a desprender. La carrocería también se ve en mal estado”, dice Amrafel Toledo, un joven que utiliza la ruta terminal Río Daule - parada Aguirre Abad.

Para Eliana Vega, otra usuaria, es usual observar a chicos de secundaria escribiendo en los buses. “Esto lo hacen por falta de cultura y respeto”, considera la joven. Coincide con ella el gerente de operaciones de la metro.

Según el funcionario, la “cultura” de destrucción está presente en todo, desde rasgar la pintura de las barandas, hasta cortar bases de fierros donde se colocan letreros. Esto sucede fuera de horarios de funcionamiento del sistema, afirma.

Para varios usuarios, el vandalismo anda en la metro al igual que el calor, los apretones, el ‘bolsiqueo’ o el ‘punteo’.