Cultura

Latinoamérica revive sus raíces africanas

Latinoamérica revive sus raíces africanas

Artistas de varios países coinciden en que el Festival Sonoridades Madambé, que inició su programa de residencia este 9 de octubre en Quito. Es un puente cultural entre los pueblos de Latinoamérica y África.

El programa de residencia artística busca la convivencia de los participantes, intercambios comunitarios y la realización de conciertos programados hasta el próximo 26 de octubre.

“Estoy muy contenta y con mucha curiosidad de conocer a otras mujeres cantantes y artistas de Ecuador. Vengo de trabajar con pueblos indígenas en África, mujeres que se dedican al arte y a la cultura. Yo espero hacer lo mismo aquí”, afirmó a su llegada a Quito la cantante Sadio Sidibe, de Malí.

“Nosotros hemos nacido en la cultura griot, hemos sido criados en la cultura negra mandinga para compartir. La cultura debe ser conservada para conocer la historia, saber de dónde venimos”, dijo Ahmed Fofana, también de Malí.

La marimba esmeraldeña es el ícono de esta población y patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad, declarado por la Unesco en 2015. Foto: Archivo

El brasileño Guilherme Kastrup, otro de los participantes de Madambé, reconoció que “la cultura africana e indígena son bases de nuestras raíces culturales, pues el árbol que no tiene raíces fuertes se pudre y cae.

Es fundamental que nosotros conozcamos nuestras raíces para ser fuertes. La cultura blanca occidental tiende a ser muy dominante y suprimir a las demás; es importante resistir en este sentido”.

Para el músico ecuatoriano Álex Alvear, de la banda Wañukta Tonic, el Madambé es un mensaje positivo de acercamiento y apertura al intercambio cultural en un mundo “donde las diferencias étnicas, económicas y raciales no juegan ningún papel.

Tanto Alvear como los organizadores de este evento cultural coinciden en que las tradiciones afroecuatorianas están vivas; sin embargo, dijo  que en el gusto popular existe una preferencia por lo foráneo y una ausencia del reconocimiento de la raíz africana.

“Yo no creo que las tradiciones afroecuatorianas se estén perdiendo, considero que no tienen la visibilidad que se merecen, pero hay jóvenes y maestros que mantienen viva esta cultura”, acotó.

El problema, según dijo, es que en Ecuador no se le hace una celebración a estas culturas tradicionales y autóctonas. “Celebramos mucho más lo que viene del extranjero y no le damos mucha importancia a lo nuestro”, manifestó.

Mauricio Proaño, director general del Madambé, y su productor Rubén Jurado, argumentaron que el propósito de este festival es mostrar la conexión directa entre África y América Latina, dos continentes que tienen riquezas culturales y que buscan proteger su cultura ancestral a través de sus músicas, danzas y lenguas.

Proaño, director general, anotó que alrededor de este evento hay una investigación y un intercambio permanente en torno a las culturas locales y africanas, y a sus nexos.

De hecho en este festival, los músicos crean piezas únicas en las que se mezclan sonidos e instrumentos en los cuales se encuentran puntos de contacto comunes que tienen su origen cultural en la cuna de la humanidad.

“A partir de ese intercambio se conforma un repertorio inédito en el que se vinculan la marimba de Esmeraldas con el balafón africano, las arpas de Imbabura y la africana”, dijo. También se canta en las diversas lenguas de los participantes y se visitan comunidades.

“Los artistas vienen a vivir una experiencia al Ecuador, vienen a transformar y a aportar en la escena cultural  a nivel nacional porque entramos en las comunidades”, anotó Jurado.

En esta edición participan artistas de Colombia, Cuba y Argentina; además serán visitadas las provincias de Pichincha, Imbabura, Esmeraldas, Azuay, Cañar y Guayas.

Jurado explicó que en Ecuador sí hay una negación  a la cultura afro y se rechaza la existencia de los ancestros afroindígenas, lo cual es una crisis social.

Por otra parte alertó de que al pueblo afro le hace mucha falta reconocer sus antepasados y comprender que no son esclavos, sino que fueron dominados, y de dónde viene su cultura y por ello, cuando llegan los músicos africanos a estas comunidades lo que sucede es maravilloso”. (I)