Cultura

Los clásicos de salsa cuentan su "lado B" a través del microteatro

Los clásicos de salsa cuentan su

En 1989, Willie Colón lanzó El Gran Varón. Una canción que cuenta la historia de un travesti que deja su origen, se viste de mujer y a quien su padre deja de hablarle al saber que Simón no es el gran varón que le dijo desde niño que debía ser.

El ciclo cierra cuando Simón muere solo en un hospital de “una rara enfermedad”.

Este mes, la cartelera de Microteatro Guayaquil, en el Malecón del Salado, pone en escena las historias de los reyes de la salsa. Entre ellas la historia de Simón.

La directora venezolana radicada en el país, Francia Unda, trabajó en un monólogo con su compatriota Alberto Moreno.

Esta vez, a través de una negociación entre el teatro físico -porque no se puede entender la salsa de otra manera- y el quiebre de la cuarta pared con los espectadores pone en escena a Simón, su soledad y su forma de expiación para sanar lo que la sociedad mira en él, empezando por su padre.

La propuesta de Unda es hablar de esta historia “desde un plano más político, sobre  una enfermedad y una situación que es vigente: una especie de censura, un tabú”.

“Creo que todo el mundo se puede conectar con eso, estar cerca de personas que padecen la enfermedad de la que hablamos poco, así como hablamos poco de muchas otras cosas, como el feminismo, la prostitución”.

En ese intento por recalcar discursos y estereotipos que han estado presentes en uno de los géneros más populares en la fiesta latinoamericana, también se presenta en esta cartelera la adaptación de Pedro Navaja, de Rubén Blades; con una adaptación de Jaime Tamariz y dirección de Adrián Cárdenas.

Esta vez, la actriz Ana Belén Durán, también desde una propuesta de teatro físico y experimental, aborda en 15 minutos la historia de la mujer que deja a Pedro Navaja, que sufre de maltrato y no lo puede dejar.

En cartelera también están las adaptaciones de La vida es un carnaval, Cantante de los cantantes, Chica plástica, Talento de TV. (I)