Cultura

Talvez representa el deseo de flotar en el tiempo en 5 ciudades

Talvez representa el deseo de flotar en el tiempo en 5 ciudades

Percibir el aroma del tiempo a través de la improvisación es el tema central de la obra titulada La inquietud del tiempo o el deseo de flotar, que se estrenó en el Teatro Nacional Benjamín Carrión Mora (Loja) el pasado 12 de junio.

Interpretada por cinco artistas del grupo de danza contemporánea Talvez, de la Universidad San Francisco de Quito, la pieza continuará con una temporada en la capital, (hoy), en Atuntaqui (el 28 de junio) y Guayaquil (10 de julio).

“La puesta en escena de la obra, tanto en la expresión corporal como en la música, se desarrolla a través de la improvisación como una herramienta de creación y de lenguaje”, ratificó la directora del grupo, Marcela Correa.

El montaje incluye la interpretación sonora de Pablo Molina y Tania Cortés, además de la iluminación y escenografía de Daniel Mena.

El vestuario estuvo a cargo de Juana Micaela Arias, en torno a un libreto que contiene cuatro escenas fijas, mientras otras escenas intermedias se construyen en tiempo real.

La música es ejecutada en diálogo con las decisiones que van tomando los bailarines sobre las tablas, lo cual torna compleja a la interpretación y la enmarca en las artes vivas.

El elenco que hace posible el proyecto está conformado por Carolina Eguiguren, Flor Gómez Vara, Juan Fernando León, Juan José Pozo y Vanessa Torres.

Talvez lleva 11 años en la danza y busca “inventar lenguajes de danza que muestren quiénes somos, nuestra manera de pensar sobre el arte y nuestra visión del mundo, cambiante, abierta a la cosmovisión de cada nuevo miembro y abiertos a cada ciclo que da el arte”, explicó Correa”.

La gira tendrá funciones hasta hoy (19:00), en el Teatro Variedades Ernesto Albán. Las entradas tienen precios de $ 6 (Estudiantes) y $ 12 (General).

Los escenarios que visitarán en Atuntaqui y Guayaquil son Fábrica y Muégano Teatro, respectivamente. La investigación previa ha incluido textos de Byul-Chul Han y Alessandro Baricco. (I)