Cultura

Un Belén desde la colonia se exhibe en un museo citadino

Un Belén desde la colonia se exhibe en un museo citadino

Fue justamente en este mes que el papa Francisco firmó la Carta Apostólica Admirable Signum (Signo admirable), en la que explica cada uno de los elementos del nacimiento, resaltando su valor dentro del catolicismo. “El belén, en efecto, es como un Evangelio vivo, que surge de las páginas de la sagrada escritura”, describe en la misiva el pontífice.

La oficialización de esta carta tuvo lugar en el santuario de Greccio, sitio donde se levantó, en 1223, el primer nacimiento que registra la historia, que estuvo representado por personas, gracias al impulso de San Francisco de Asís. “Deseo celebrar la memoria del niño que nació en Belén y quiero contemplar de alguna manera con mis ojos lo que sufrió en su invalidez de niño, cómo fue reclinado en el pesebre y cómo fue colocado sobre heno entre el buey y el asno”, habría confesado Asís a otro hombre.

Por esto que la figura de San Francisco forma parte de Los Belenes desde la colonia, exposición de nacimientos que realiza el Museo Nahim Isaías (av. Pichincha y Clemente Ballén) hasta el próximo 6 de enero.

La muestra alberga desde piezas patrimoniales de la reserva de Arte Colonial y Republicano pertenecientes a la Escuela Quiteña, hasta nacimientos populares del Ecuador y otras partes del mundo.

“Pintar para Dios es lo que más a uno le motiva y le llena”, afirma Ruth Herrera, una de las artistas que expone un nacimiento pintado en piedras.

La exhibición incluye también pinturas de la Sagrada Familia y pequeñas esculturas patrimoniales con representaciones de personajes y animales que datan del siglo XVII. Además de tallados en madera encarnadas y policromadas del Niño Divino, que forman parte de la colección del museo. (I)