Cultura

Un triunfo "agridulce" llega luego de 22 años a The Verve

Para los fanáticos de la banda británica The Verve (disuelta) de seguro es una mezcla de “justicia divina y terrenal”.

Los Rolling Stones acaban de devolver los derechos de la canción “Bitter Sweet Symphony” a The Verve, liderados por su vocalista, Richard Ashcroft.

Todo empezó en el año 1997, cuando el sencillo se lanzó tomando apenas un riff similar del tema “The Last Time” (1965), de Los Rolling Stones.

Y aunque The Verve se preocupó en solicitar la respectiva licencia para hacer su propia versión, Allen Klein, mánager de los Stones, los demandó, pues poseía los derechos de algunas canciones.

Según Klein, “Bitter Sweet Symphony” utilizó una “porción más larga de la licencia”.

Al final, The Verve tuvo que ceder el 100% de los derechos a Mick Jagger y Keith Richards (compositores de los Rolling Stones), y nunca recibió regalías.

Aquella situación fue una sorpresa para la industria, pues ni Jagger ni Richards intervinieron en la sección de cuerdas que Ashcroft sampleó ni con la melodía ni la letra del hit.

Aun así, ambos recibieron beneficios de este tema durante los últimos 22 años.

Ahora, los Rolling Stones han decidido devolver, de manera voluntaria, los créditos de autoría de “Bitter Sweet Symphony”, a su creador original.

La noticia fue confirmada por el mismo Ashcroft, al recibir un reconocimiento en los premios Ivor Novello Awards.
“A partir del mes pasado (abril), Mick Jagger y Keith Richards cedieron todos sus derechos para “Bitter Sweet Symphony”, lo cual fue algo verdaderamente amable y magnánimo por su parte”, dijo Ashcroft.

“Bitter Sweet Symphony” es considerado un himno de la década del 90.
Su éxito fue tal que ocupa el puesto 9 en el Top 100 de las mejores canciones de la revista Q en 2006.

La melodía marcó la cultura pop, al ser usada en películas, series de televisión y anuncios publicitarios.
Su video, con Ashcroft caminando por las calles de Londres ya es considerado un “clásico”. (I)