Deportes

El Deportivo Cuenca está cerca del colapso económico

El Deportivo Cuenca está cerca del colapso económico

Deportivo Cuenca está al borde de la quiebra, tiene deudas por todas partes y los integrantes del actual Directorio se limitan a contestar que no hay dinero. El club requiere de una inyección económica para salir de la crisis que se agravó con la paralización de la LigaPro por el covid-19.

Los futbolistas profesionales experimentan momentos críticos por la falta de pagos de sus salarios. Igual ocurre con el personal administrativo y con los colaboradores del plantel, como son los dos utileros, quienes no cobran desde hace ocho meses.

Uno de ellos, Gilberto Pinargote, contó que cuando no se entrena el equipo aprovecha el tiempo para trabajar como chofer en una camioneta de un amigo. Además, “he sacado uno y otro préstamo para cubrir los gastos del hogar”. Hace 16 años e vinculó al equipo y lamenta la triste realidad.

Marcelo Ortega, otro de los utileros, elabora tortillas de yuca para venderlos y con ese dinero trata de pagar las deudas más urgentes, como alimentación, pago de servicios básicos, entre otros gastos. Él está en ‘Expreso Austral’ desde hace 18 años y considera que este es el momento más difícil.

Los futbolistas Pedro Larrea y Brian Heras, capitanes del equipo, también se lamentan por la situación difícil que viven algunos de sus compañeros. Ellos y otros jugadores con experiencia han hecho colectas para ayudarlos con su alimentación. Sin embargo, tratan de no profundizar el tema.

Heras aseguró que “hay compañeros que no tienen ni qué comer y hemos hecho colectas para ayudarles”. Por eso, el plantel dejó de entrenarse el pasado 25 de junio y esa medida se mantendrá hasta que se cancele el porcentaje restante de marzo y todo el mes de abril. “Es una decisión del grupo porque ya se llegó al límite”.

Después del desconfinamiento, siete jugadores han quedado fuera del plantel. Ellos son: Kenner Arce, Jefferson Sierra, Gustavo Alles (uruguayo), Miguel Segura, Taylor Mercado, Carlos Perea y Bryan Caicedo. Los tres primeros no aceptaron una disminución salarial hasta diciembre próximo, mientras los cuatro últimos fueron separados por quebrantar los protocolos de bioseguridad al organizar una reunión social en plena emergencia sanitaria.

Según Claudio Peñaherrera, presidente del Deportivo Cuenca, el déficit actual del club es de aproximadamente USD 2 millones. Con mayor certeza, en los próximos días se hará público un balance económico. También contó que se ha entregado información financiera a dos grupos que pretenden dirigir al club, desde noviembre.

Gabriel Castro, ecuatoriano residente en Estados Unidos y potencial inversionista, anunció que se está analizando la actual situación económica. Además, se buscan los caminos legales para gerenciar el club o de lo contrario se conformará una lista para participar en las próximas elecciones.

Castro anunció que “vamos a potenciar la marca Deportivo Cuenca en Ecuador y Estados Unidos, donde hay fanáticos del club”. Con ese propósito, ya se trabaja en un modelo de negocio. Lo que pide es documentación de todas las deudas pendientes. Él contó que en su grupo constan inversionistas colombianos y mexicanos.