Deportes

En Fedeazuay se acabó la paciencia con la Secretaria del Deporte

En Fedeazuay se acabó la paciencia con la Secretaria del Deporte
Quito -

Tres y cuatro meses impagos están cientos de empleados de doce federaciones deportivas del país, y en medio del confinamiento, por el coronavirus, sus familias sobreviven como pueden, contó a este Diario el presidente de la Federación de Azuay, Edwin Loyola. Además, el directivo se mostró molesto porque un empleado de la Secretaría del Deporte levantó falsas expectativas al haber enviado un audio, a través de una red social, anunciando que el pasado martes se iba a hacer la transferencia para los pagos.

El fastidio de Loyola, dijo, se dio porque el 30 de marzo la secretaria del Deporte, Andrea Sotomayor, le envió un documento en el que le informaba sobre el dinero para la cancelación de los emolumentos, pero el detalle del escrito se filtró.

“El funcionario Rolando Parra envió un audio a algunos entrenadores de la Federación y la gente se puso inquieta porque ya contaba con ese dinero. Eso generó un problema a todos, y resulta que hasta el día de hoy no hay esa plata”, explicó el directivo el anterior viernes.

‘Hubo preferencias’

Además, según Loyola, el que se hayan cancelado los haberes a solo el 50 % de las federaciones y al resto no, por lo menos, “es extraño”, ya que como dijo hay entes que presentaron la Planificación Operativa Anual a la Secretaría del Deporte antes que otras y fueron relegados.

“Solo por citar un ejemplo, Cañar presentó la documentación para el pago después que otras provincias y ya le pagaron. ¿Será porque el subsecretario del Deporte es Israel Verdugo, quien es oriundo de Cañar?”, se preguntó.

“Por eso presenté una carta en la Defensoría del Pueblo en la que denuncio la vulneración de derechos por la desigualdad de condiciones. ¿Por qué a unas federaciones sí se les pagó y a otros no?”, añadió.

“Tuvimos que hacer una autogestión, con el apoyo del Municipio de Cuenca y la Prefectura de Azuay, y logramos entregar una canasta de alimentos a los 240 empleados de la Federación, incluidos a los de las filiales. Aparte, logramos pagar, igual con gestión propia, el mes de enero a los 160 empleados de Fedeazuay”, contó.

La paciencia para pedir a Sotomayor que gestione el pago del Ministerio de Economía de Finanzas se agotó, sentenció Loyola, y por ello recurrió a la Defensoría del Pueblo y al Ministerio del Trabajo.

“Sé que una de estas instituciones nos va a ayudar porque se trata de algo humanitario en favor de los trabajadores. Hay muchos dramas humanos como el de la tesorera que padece cáncer y no puede comprar medicinas”, contó.

Provincias impagas

Amparado en documentos, Loyola informó que además de los empleados de Azuay, tampoco han cobrado sus emolumentos los de Cotopaxi, Loja, Morona Santiago, Carchi, Bolívar, Los Ríos, Orellana, Santa Elena, Santo Domingo los Tsáchilas y Tungurahua.

“Ha habido problemas en la Federación por los sueldos de los trabajadores, y ellos lo único que están haciendo es reclamar por sus derechos. Sus familias dependen únicamente de ese ingreso y cada día la situación se les complica más”, indicó Lissette Antes, presidenta de la institución lojana.

A Galápagos tampoco le han transferido los recursos, y algunos entrenadores cobraron por última vez en septiembre del 2019. Pero esa federación se encuentra intervenida por la Secretaría del Deporte, debido a cuestiones de dirigentes de la isla, informó una fuente. (D)

$1,7

millones anuales

Esa cantidad de dinero recibe la Federación Deportiva del Azuay de parte de la Secretaría del Deporte, dinero que no cubre las necesidades, indicó el presidente Edwin Loyola.

La gente de Fedeazuay está desesperada en sus casas. Deben estar encerrados por la emergencia, pero no tienen ni un dólar para alimentarse"

Edwin Loyola, presidente de Federación Deportiva de Azuay.