Deportes

Las glorias del deporte tendrán un lugar en museo

Las glorias del deporte tendrán un lugar en museo

Apenas ingresaron a las instalaciones de la Presidencia, a los deportistas les quitaron los celulares. Gustavo Vallecilla, defensa central de la selección sub-20, se quedó sorprendido, pues quería tomarse fotografías dentro del lugar con sus compañeros. Con resignación entregó el aparato; esa era la orden para ingresar. Así también podrían compartir más con la gente, en lugar de observar a cada momento sus móviles.

16 de los 21 integrantes de la selección sub-20 que lograron el tercer lugar en el Mundial de Polonia estuvieron presentes en el homenaje del presidente Lenín Moreno a deportistas destacados. También estuvieron otros 30 atletas que han conseguido preseas en las últimas semanas y que forman parte del Plan de Alto Rendimiento, como la marchista Glenda Morejón o la triatleta Elizabeth Bravo.

Los seleccionados trataron de estar juntos para el almuerzo, pero a algunos les tocó compartir con otros deportistas. Por ejemplo, José Cifuentes estuvo con la karateca Valeria Echever y el marchista Andrés Chocho.

“Cifu” estaba tímido al inicio, pero luego se integró a la conversación con Echever y Chocho. En otra mesa, la tenista Mell Reasco dialogaba con el preparador de arqueros de la “Tri”, Robin Pico. Mientras eso ocurría también observaba el menú: ceviche de camarón y pescado y de plato fuerte, filet mignon con salsa de champiñones.

El presidente Moreno debía cumplir con actividades de despacho antes de compartir con los deportistas. Mientras eso ocurría, los atletas estaban atentos a las indicaciones de los encargados de la organización, para tomarse una fotografía con el Mandatario en el Salón Amarillo.

“¿Tienes lentes de contacto? Pareces gato”, le dijo la secretaria del Deporte, Andrea Sotomayor, a Moisés Ramírez, golero de la sub-20. Por un momento, la “Araña” -como lo conocen- se convirtió en “Gato”, ante las risas de Sergio Quinteros, Jordan Rezabala y Jordy Alcívar, que estaban junto a él.

Sotomayor saludó con todos y luego se sentó unos minutos con Glenda Morejón, la marchista poseedora del récord mundial en la categoría sub-20. A un costado, Echever pidió a una asistente de comunicación que le prestara un celular; quería fotografiarse con Cifuentes y había el “pequeño” detalle de que a todos los deportistas les “confiscaron” sus teléfonos.

Mientras llegaba el Presidente, los ayudantes de cocina y meseros aprovecharon para tomarse fotografías con los deportistas. También circuló una camiseta entre los futbolistas para que la firmaran todos.

El presidente Moreno apareció y compartió mesa con Cifuentes, Echever, Chocho y Sotomayor. El volante de la sub-20 le obsequió una camiseta con el nombre “Lenín” en la espalda; también recibió otros regalos de Bravo y Anahí Lara, deportista con discapacidad.

“Sin duda, la heroicidad no solo se manifiesta en frontera. También se manifiesta en la fábrica, en la escuela, en el campo, en la carretera, en el deporte. Ustedes están demostrando cotidianamente que son héroes en la actividad que el destino, Dios o la naturaleza les ha deparado”, dijo en su intervención el Primer Mandatario.

Allí fue cuando propuso a la secretaria Sotomayor que se cree el Salón de las Glorias Deportivas de la Patria. La maglia rosa de Richard Carapaz fue la perfecta muestra de lo que se pretende hacer.

Hace un par de semanas, el pedalista le obsequió esa camiseta que logró en el Giro de Italia; con ese ejemplo, Moreno solicitó a otros deportistas que entreguen las prendas con las que se subieron al podio en las pruebas más destacadas a nivel internacional.

A Cifuentes le pidió la camiseta con la que le marcó a Estados Unidos en los cuartos de final del Mundial y que fue elegido el mejor tanto del certamen por los votantes en la página de la FIFA.

La hora de comer llegó y la prensa debió abandonar el salón de banquetes. Los jugadores no pudieron presumir por redes sociales -en vivo- que estaban en ese lugar, pero disfrutaron del evento y de compartir con otros deportistas; conocer sus experiencias y logros en sus disciplinas.

Más tarde, los seleccionados de la sub-20 asistieron a la Asamblea Nacional para recibir otro reconocimiento. Ya no estaban en Polonia, concentrados en el certamen, pero parecía que era así por el trajín que vivieron en un día de homenajes. (I)