Deportes

Nelson Tapia, el responsable de que goleros de Barcelona SC tapen bien

Nelson Tapia, el responsable de que goleros de Barcelona SC tapen bien

Nelson Tapia (52 años) fue arquero de Chile en el Mundial Francia 1998 y en los JJ.OO. Sidney 2000 y atajó en clubes como Universidad Católica, Cobreloa, Vélez Sarsfield, Santos FC, Júnior, entre otros. En 1996 fue convocado para integrar el equipo del Resto del Mundo que enfrentó a Brasil (2-1 ganó la Verdeamerela). En Barcelona SC labora como preparador de goleros, pero su objetivo es poder llegar a encabezar un cuerpo técnico. El oriundo de Molina habla con este Diario de cómo trabaja con Máximo Banguera, del deseo de ser campeón con los canarios y de la generación chilena que integró y de la que le dio a su país la Copa América del 2015 y 2016.

Usted pudo venir en el 2015 por pedido de Guillermo Almada, extécnico canario, ¿por qué no se concretó?

Siempre tuve interés en llegar al Ecuador con la idea de dirigir y conocer. En el 2014, cuando él dirigía a River de Uruguay, me pidió que integre su staff técnico. Hubo una posibilidad de que fuéramos al Dundee United, de Escocia, pero parece que Guillermo no llegó a un acuerdo. En el 2015 yo estaba trabajando para la ANFP, me llamó, pero decidí quedarme en Chile. Hasta que en noviembre del año pasado me contactó, y me integré el 6 de enero de este año.

Sabemos que el próximo año quiere dirigir en el país.

Estoy con esa expectativa, con ese sueño. Hoy soy preparador de arqueros pero cualquier día se puede dar lo otro. Además, ya conocía el medio, estoy en uno de los clubes más grandes del Ecuador y aquí me han permitido trabajar con el cuerpo técnico de Almada y con el de Leonardo Ramos. La familia ya sabe que la idea es llegar a diciembre y ver oportunidades de trabajo acá o, sino, seguir en Barcelona.

¿En el extranjero creen que el mercado ecuatoriano es bueno para dar el salto?

Sí, es bueno. Siento que hay una metodología de trabajo muy buena y el ecuatoriano no lo asimila; me da la impresión de que lo busca generalmente en el extranjero, que todavía no se dan cuenta de que hay un potencial muy grande en lo deportivo, en lo futbolístico,
en lo físico netamente.

Los resultados indican que la transición de Almada a Ramos ha sido correcta.

El grupo lo asimiló bien, no se resintió. Las metodologías son diferentes, pero apuntan ambas a querer ganar y ser protagonistas; entonces al jugador se le hace más fácil.

¿Siente que este año BSC puede salir campeón?

A eso apunto cuando voy a una institución. En mi caso, como preparador de arqueros, a mí me corresponde tener la valla menos batida, la defensa menos vencida, y todo esto va ayudando a que el equipo pueda lograr objetivos.

¿Todavía recuerda el gol que le marcó Agustín Delgado en Quito por la eliminatoria a Japón-Corea 2002?

Perfectamente. Veníamos de obtener el bronce en los JJ.OO. Sidney 2000. Me parece que estábamos cerrando el empate 0-0 y aparece el Tin Delgado con un cabezazo abajo.

¿Qué generación chilena es la mejor: la suya, con la que llegaron hasta octavos en Francia 1998 y ganaron bronce en Sidney 2000, o la que ganó dos Copas América consecutivas?

Son diferentes, pero creo que la generación de estos chicos (Alexis Sánchez, Arturo Vidal y compañía) es inigualable. yo no me voy a comparar con Claudio Bravo. Aunque en la nuestra estuvieron Iván Zamorano y Marcelo Salas, que a lo mejor son mucho más diferentes que Alexis. Pero esta ha sido la más exitosa.

¿Por qué cree que no ha vuelto a ganar un arquero el Balón de Oro?

Siento que Manuel Neuer estuvo muy cerca hace algún tiempo. Pero a la gente le llama más la atención el gol.

¿Por qué los arqueros ahora no atenazan balones como antes, solo dan rebote? Roberto Perfumo decía que parecen voleibolistas.

Lo hacen a propósito, para hacer algo más espectacular, porque los están viendo todo el mundo por TV. Yo privilegio la seguridad, me gusta más lo sobrio, pasar inadvertido. A Máximo Banguera le digo que no tiene por qué pedir para atrás el balón. Ahora todos quieren jugar con el pie y el arquero solo debe atajar.

¿A Banguera, por ejemplo, qué cosas le corrige?

Máximo, a su edad, tiene mucho que aprender todavía. Con su calidad, con la manera que se entrena, tiene mucho por entregar. Hemos ido corrigiendo y aprovechando cualidades que él tiene en el juego aéreo, hemos trabajado en la tranquilidad de los saques. Le hago énfasis en la seguridad defensiva.

¿Cómo se recupera a alguien como Loris Karius, que falló en la Champions jugado en el Liverpool?

Volviendo a trabajar. Desde el momento que uno quiere ser arquero asume todos esos riesgos. Si no estás preparado al otro día para volver a trabajar, volver a reinventarse, no puedes ser arquero. (D)