Deportes

Repetto y Alfaro, cara y cruz del duelo en Casa Blanca

Repetto y Alfaro, cara y cruz del duelo en Casa Blanca

Los entrenadores, Pablo Repetto, de Liga de Quito, y Gustavo Alfaro, de Boca Juniors, vivieron intensamente el partido de cuartos de final de la Libertadores, disputado esté miércoles 21 de agosto en el estadio Casa Blanca.

Ambos estuvieron casi todo el tiempo al borde del área técnica y por momentos querían ser un jugador más en el campo de juego. Sobre todo el uruguayo, que fue el más efusivo para dar indicaciones y reclamar.

Él tenía más cerca al línea 1, el colombiano Alexander Guzmán, y le reclamó constantemente en acciones que consideraba mal sancionadas.

Alfaro, algo más sereno, se salía continuamente de la zona delimitada. Se preocupó mucho con la lesión de Mauro Zárate, pero enseguida empezó a animar a quien lo reemplazó Emanuel Reinoso.

El gol de Boca fue festejado por toda la banca, pero en medio de la algarabía, Alfaro dio indicaciones a sus dirigidos. Repetto solo era lamentos.

Su semblante cambió aún más con la expulsión de Jefferson Orejuela e hizo toda clase de ademanes para protestas la decisión de Wilmar Roldán.

En esa acción recibió tarjeta amarilla Oscar Quagliatta y Roldán se acercó a Repetto para que se calmen los ánimos. El encuentro terminó con una sonrisa.

En la segunda mitad esa cordialidad se acabó en el segundo gol de Boca, pues la falta previa fue muy discutida para los jugadores de Liga. Ahí fue expulsado el central Kevin Minda por sus expresiones.

Con el tercer gol de Boca, Repetto mejor se sentó en la banca de suplentes, pero tampoco estaba quieto y volvió sobre la banda. Ahí vio los últimos minutos, inmóvil y con los brazos cruzados.

Al otro lado, Alfaro era puro éxtasis. Su equipo goleó en Quito y se lleva una gran ventaja para la vuelta, el próximo miércoles en Buenos Aires. (D)