Deportes

Richard Carapaz, a un año de la hazaña en el Giro de Italia

Richard Carapaz, a un año de la hazaña en el Giro de Italia
Quito -

Richard Carapaz se mantiene como campeón del Giro de Italia. En una temporada atípica para el deporte mundial, la postergación de distintas competiciones por la pandemia del coronavirus no ha dejado que le arrebaten la maglia rosa y el trofeo Senza Fine (Sin Fin) de la ronda italiana, una de las tres grandes pruebas del ciclismo.

Hace un año, el 2 de junio de 2019, el ciclista carchense subió al podio como ganador del Giro, una histórica posición para el deporte ecuatoriano, y apenas el segundo triunfo de un ciclista sudamericano, después del colombiano Nairo Quintana (2014), en las 102 ediciones corridas.

Su conquista no fue sorpresiva, fue cumplir un camino planificado por Carapaz, quien el 2016 le comentó a EL UNIVERSO que se ilusionaba con correr el Giro. En esa temporada fichó por el Movistar Team, al que llevaría a la cima dos años después. “Esto ya no es un sueño, es una realidad”, decía Carapaz como ganador de la octava etapa, y cuarto lugar de la clasificación general del 2018.

Impulsado por el aliento de un país que siguió con más atención el camino de su ciclista por el UCI WorldTour, Carapaz llegó con buena expectativa para la edición de 2019, y aunque no era candidato firme al título, el ecuatoriano ya aparecía considerado junto al esloveno Primoz Roglic, el holandés Tom Dumoulin, el colombiano Miguel Ángel López, el italiano Vincenzo Nibali, entre otras muchas figuras de mayor experiencia y trayectoria.

Tras unas etapas iniciales en las que incluso debió sortear contratiempos como caídas y pinchazos, el carchense mantuvo regularidad, “dosificando energía” como declararía en varias ocasiones.

Las etapas contrarreloj fueron las más sufridas para Carapaz, pero levantó con dos triunfos de etapa (4 y 14), que lo encaminaron a buscar el primer lugar de la general.

Ganador en la jornada 14, el 25 de mayo el ecuatoriano se vistió de rosa, fue una etapa clave para sus aspiraciones. Se impuso en un ascenso que terminó en Courmayeur y con ventaja de tiempo sobre Roglic y Nibali, y aún tenía para explotar sus condiciones en terrenos altos.

Carapaz asumió el liderato del Giro de Italia en la etapa 14 y no cedió en la clasificación general hasta cerrar la jornada 21, en Verona.

En Movistar, Carapaz compartía liderato de equipo con el español Mikel Landa, pero el andar del carchense inclinó el trabajo de los telefónicos a su favor, y a asumir el apelativo de Locomotora.

Con etapas de montaña por delante, Carapaz tenía ventaja a su favor, confiado en sus condiciones fue para adelante y sumó segundos valiosos que cuidó en los siguientes días. El tricolor mostró tanta superioridad que llegó a la última crono con el triunfo en el bolsillo.

Para la etapa final, Nibali debía descontar 1 minuto con 54 segundos, y Roglic bajar la ventaja del ecuatoriano de 3 m 06 s para arrebatarle el título, casi imposible con un Carapaz que salió decidido a mantener la maglia rosa y el tiempo suficiente para alzar el Senza Fine en la Arena de Verona.

Aquellos 16 kilómetros finales que recorrió el ecuatoriano paralizaron a un país que tiene al fútbol como deporte nacional.

En todos los rincones del país se siguió la prueba y la provincia de Carchi no fue excepción, mucho menos Playa Alta, esa pequeña comunidad que lo vio surgir y que el 2 de junio hizo un alto a sus labores cotidianas para aplaudir el título de un muchacho que se ilusionó con una vieja bicicleta sin llantas con la que recorría los caminos de su pueblo natal, para luego llegar a consagrarse en Italia como una de las contadas leyendas del deporte nacional.

En Tulcán, como en varios rincones del país, se siguieron las incidencias del triunfo de Richard Carapaz en el Giro de Italia.

En Verona, lejos de Playa Alta, Carapaz celebró con su familia más cercana, con sus hijos subió al podio a recibir el trofeo, mientras sus padres y esposa miraban de cerca.

Giro de Italia, 'un suelo cumplido'

“Estaba en mis sueños ganar el Giro, pero no de esta manera. Poder materializarlo es algo único. Una cosa es un sueño y otra poder cumplirlo. Estar aquí vestido de rosa, escribiendo mi nombre en un título tan importante ha sido algo que hasta estos momentos me tiene en 'shock'", dijo el carchense luego de la celebración.

Consultado si es consciente de la magnitud del logro alcanzado, el ganador del Giro de Italia respondió: Recién me estoy dando cuenta de lo que soy capaz de escribir. Espero que no sea el único (título), no puedo decir que puedo ganar muchos más, pero sé que soy capaz de volver a repetir un triunfo de estos".

La ilusión por la defensa del título y una nueva conquista venían renovadas para esta temporada. Carapaz dejó Movistar y para el 2020 fichó por Ineos, equipo británico que le aseguró un contrato por tres años, que lo tiene como uno de los ciclistas mejor pagados del mundo.

Su defensa del título en el Giro debía empezar el 9 de mayo, pero la pandemia del COVID-19 obligó a postergar esta y más de un centenar de carreras. De momento, la ronda italiana está prevista para el 3 de octubre, y Carapaz se alista para liderar al equipo más poderoso del UCI WorlTour.

Este se presentaba como un año especial. Parecía que todo iría bien, pero la enfermedad nos ha sorprendido a todos. Seguimos concentrados en el Giro, está claro que nos vamos a preparar para llegar de una manera muy completa y para repetir lo que se ha venido haciendo en los últimos años. Ese es el objetivo principal de Richard Carapaz en este 2020”, comentó el histórico ciclista ecuatoriano. (D)