Deportes

Tokio 2020 podría disputarse sin público o en dos años

Tokio 2020 podría disputarse sin público o en dos años
Los organizadores de Tokio 2020 han comenzado a redactar posibles alternativas a la celebración de los JJ.OO. este verano (24 julio-9 agosto), según dos fuentes cercanas a las ‘negociaciones’, en contraste con la postura del gobierno japonés de que el aplazamiento no es una opción.
Mientras que el brote de coronavirus ha interrumpido los eventos deportivos en todo el mundo, Japón ha sido firme en decir que los Juegos continuarán. El portavoz del gobierno aseguró el miércoles que Tokio no se estaba preparando para el aplazamiento.
El Primer Ministro Shinzo Abe ha apostado su legado como el primer ministro de Japón con mayor antigüedad en los Juegos y espera un auge en el turismo y el gasto de los asistentes. El riesgo es de más de 3.000 millones de dólares en patrocinio nacional, un récord olímpico, y unos 12.000 millones de dólares gastados en los preparativos.
“Por último, se nos ha pedido que hagamos una simulación en caso de aplazamiento”, dijo una de las fuentes, un funcionario cercano al comité organizador que participa en la elaboración de los escenarios. Ambas fuentes se manifestaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a hablar con los medios de comunicación.
“Estamos haciendo planes alternativos -planes B, C, D- considerando diferentes plazos de aplazamiento”, dijo el funcionario, añadiendo que los escenarios incluían estimaciones de costos para los diferentes retrasos.
Las opciones, que incluyen la reducción de los Juegos o su celebración sin espectadores, serán debatidas por el comité organizador a finales de marzo, dijo el funcionario.
La segunda fuente, que también está cerca del comité organizador de Tokio 2020, confirmó que se estaba discutiendo el aplazamiento, incluyendo retrasos de uno o dos años.
Algunos miembros del comité organizador tenían la esperanza de un retraso de un mes o 45 días, dijo el funcionario involucrado en la elaboración de los escenarios. La decisión final sobre el aplazamiento tendrá que venir del COI, pero la postura de Japón también importa.
Bach, su cambio de opinión y las razones económicas
En el COI, con su presidente a la cabeza, Thomas Bach, dicen que los Juegos seguirán adelante como estaba previsto. Otros dos conocedores de los planes alternativos, ambos miembros del comité organizador de Tokio 2020, se hicieron eco de estas preocupaciones. Uno de ellos, un miembro de la junta directiva del comité organizador, dijo que la decisión de posponerla debería tomarse rápidamente. “Cuanto más tarden en comunicar el aplazamiento más altas serán las tasas de cancelación”, dijo el miembro de la junta. Bach recientemente pareció cambiar su tono, diciendo que el COI estaba “considerando diferentes escenarios”.
El funcionario involucrado en la redacción de los escenarios posibles dijo que una larga demora podría provocar quejas de los atletas y requerir mantener a los patrocinadores a bordo por más tiempo. Otro dolor de cabeza es la villa olímpica, que se convertirá en pisos después de los Juegos.
Los patrocinadores japoneses están nerviosos reconocen en porivado los representantes de las compañías Toyota Motor Corp y Panasonic Corp. “Por supuesto que las empresas están discutiendo individualmente qué hacer”, dijo un representante de uno de los más de 60 patrocinadores. “Nadie quiere ser el primero en decir algo sobre la posibilidad de un aplazamiento”.
Japan Airlines Co. discutió que había un 80% de posibilidades de que las Olimpiadas no se celebraran como estaba previsto en una reciente conferencia telefónica interna. Pero un portavoz de JAL dijo por su parte: “Nuestros preparativos están en marcha para que los Juegos se inauguren según lo previsto”.
En Tokio flota ya la sensación de que el retraso puede ser inevitable. El Ministro de Finanzas Taro Aso ha comparado Tokio 2020 con las Olimpiadas de 1940 canceladas por la Segunda Guerra Mundial, y el boicot de los Juegos de Moscú de 1980. “Es un problema que ha ocurrido cada 40 años”, dijo. “Son las malditas Olimpiadas - y eso es un hecho”.