Deportes

Villón tiene en la mira su quinto campeonato

Villón tiene en la mira su quinto campeonato

Wendy Villón es la DT más laureada del país. Ha ganado cuatro títulos nacionales y este año espera sumar su quinto campeonato, esta vez como entrenadora principal del Deportivo Cuenca.

Sus dos primeros títulos (2013 y 2014) los obtuvo como técnica del Rocafuerte. Los otros dos (2015 y 2016) fueron obtenidos por dirigir al club Unión Española.

En diciembre de 2017 fue nombrada entrenadora de la selección nacional, un anhelo que tuvo desde que inició su carrera como directora técnica profesional en 2011.

Luego de un año dejó el cargo y gracias a la amistad que cosechó en la selección (como jugadora) con Mayta Vásconez -dirigente del club azuayo- aceptó el cargo de DT en Deportivo Cuenca.

Una de las motivaciones que la llevó a dirigir al elenco del Deportivo Cuenca fue el proyecto deportivo que le presentó su excompañera de selecciones nacionales.

Durante su presentación oficial -26 de abril- dijo que su objetivo con el club era conseguir logros importantes para la institución. Además, pidió el apoyo del hincha. “Trabajaremos para ser protagonistas este año 2019 con este club que nos abrió las puertas y esperamos estar a la altura para obtener eso que todos anhelamos: el título”.

Villón llegó a Deportivo Cuenca junto a tres integrantes de la selección ecuatoriana y otras jugadoras de Unión Española, último campeón nacional del fútbol femenino.

En el actual torneo de la Superliga Femenina, el club cuencano es líder del grupo 1 con 33 puntos y +36 de gol diferencia. En su último juego vencieron 3-0 a Delfín, en condición de visitante.

La honestidad como base

Villón, de 41 años, considera que una de las claves de su éxito -como entrenadora de clubes- tiene que ver con la honestidad que ha demostrado con todas sus jugadoras pese a los problemas que han tenido que superar.

En los entrenamientos es una DT fuerte que levanta la voz para dar una orden. No deja ningún detalle fuera de la planificación y exige concentración a sus jugadoras.

Habla con ellas al llegar y al retirarse. Les exige que den un poco más de su esfuerzo para lograr el objetivo. Está pendiente de cada una de las jugadoras para darles algún consejo o escuchar sus problemas.

Mónica Quinteros, quien fue su compañera de selección, la considera una profesional seria y divertida, que siempre cumple con todas las responsabilidades que ha tenido. (I)