Deportes

¿Volverán los futbolistas ecuatorianos a la élite?

¿Volverán los futbolistas ecuatorianos a la élite?

Los malos resultados de la selección ecuatoriana en los últimos años no son casualidad: el número de futbolistas en la élite de este deporte ha ido decreciendo.

Basta recordar que en el año 2015, por ejemplo, militaban en la Premier League inglesa cuatro tricolores: Enner y Antonio Valencia —West Ham y Manchester United, respectivamente— Juan Carlos Paredes, en Watford, y Jefferson Montero, en Swansea.

En la liga española, mientras tanto, actuaba Felipe Caicedo con el Espanyol; en Alemania, Cristian Ramírez, en Nuremberg, y Carlos Gruezo, en Stuttgart.

Para la reciente convocatoria, con miras al nuevo proceso de la Tri, fueron convocados dos ‘legionarios’ del fútbol europeo, pero que están en ligas con menor prestigio que las mencionadas.

Del viejo continente, fueron llamados Ramírez, del Krasnodar ruso, y Gonzalo Plata, perteneciente al Sporting Lisboa de Portugal. El resto, proviene de México, Estados Unidos, Brasil y Emiratos Árabes.

Made with Visme Infographic Maker

En la actualidad, Pervis Estupiñán y Stiven Plaza juegan en la liga de España. El primero debutó este año en la primera división de ese país con el Osasuna, luego de tres años en la segunda con otros equipos.

Estupiñán, hasta el momento, no ha sido llamado a la selección mayor nacional. Plaza, a pesar de disputar el Mundial Sub-20, abandonó la competencia por una lesión, razón por la cual tampoco ha tenido protagonismo con su club, el Valladolid.

Mientras otros, por diferentes motivos, no han podido vestir la camiseta de Ecuador; otros simplemente no quieren. Ese es el caso de Caicedo, una de las figuras del Lazio de Italia. ‘Felipao’ dijo en 2017 que renunciaba a futuros llamados y se ha mantenido en su posición.

En el fútbol inglés, por otra parte, solo queda ‘Jeff’ Montero, actual jugador del Birmingham, club que disputa la segunda división de ese país.

Ante este duro panorama, el presidente de la Ecuafútbol, Francisco Egas, espera no solo ponerle punto final a los últimos fracasos de la selección, sino volver a catapultar a los futbolistas nacionales a la élite.