Economía

BID Lab invierte $ 85 millones en innovación

BID Lab invierte $ 85 millones en innovación

El Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cuenta con un laboratorio de innovación en el que prueba y financia proyectos para la inclusión de América Latina y El Caribe. Se denomina BID Lab y cada año invierte alrededor de $ 85 millones en propuestas regionales.

La gerenta general del laboratorio, Irene Arias, llegó a Ecuador en el marco de la Reunión Anual de las Asambleas de Gobernadores del BID y BID Invest que se desarrolla en Guayaquil.

Este 15 de julio de 2019 participó en el foro “Emprendimiento e Innovación”, organizado por la Alianza para el Emprendimiento e Innovación del Ecuador (AEI).

El BID Lab impulsa la innovación abierta a través de financiamiento, conocimiento y conexiones entre emprendedores y corporaciones.

La innovación abierta es un modelo que une a distintas empresas, organizaciones o profesionales para ejecutar un proyecto que pueda monetizarse posteriormente. “En un beneficio para la corporación que está invirtiendo. Es una alianza y no es únicamente un financiamiento a una empresa cuyo beneficio queda solo en esa empresa”, indicó Arias.

Este acelerador de emprendimiento trabaja con alianzas público-privadas y experimenta formas innovadoras de impulsar un crecimiento más inclusivo.

Arias agregó que el financiamiento generalmente se lo hace a través de socios. En el caso de Ecuador, la firma Impaqto es la aliada del BID Lab. Esta ofrece un espacio de trabajo compartido para fundadores de start-ups, trabajadores independientes, consultores y agentes de cambio.

El BID Lab actualmente construye una plataforma abierta, cuyo primer modelo nace en México y se expandirá en toda la región.

Los emprendedores compartirán datos con otros pares o inversionistas participantes. “Además será una fuente de validación para que ellos puedan contactarse con otras con otras entidades”.

El laboratorio de innovación cuenta con una subdivisión que apoya a los distintos gobiernos de la región para crear la política pública de innovación y emprendimiento.

En conjunto se pueden realizar iniciativas de innovación abierta. Ejemplo de ello es un proyecto minero chileno que logró exportar su producción a Australia.

Arias cree que desde Ecuador también se puede realizar modelos similares que permitirá a jóvenes y empresarios acercarse al sector corporativo, al Gobierno y a otros aliados. “Es una red de apoyo y mentoría muy importante”.

Los montos de inversión del BID Lab varían según el proyecto. El más pequeño podría recibir $ 100.000 a través de los retos de innovación abierta que proponen.

“Vivimos la innovación abierta en el día a día. Estamos en un proceso interno continuo de abrirnos a colaboraciones y a compartir datos y modelos interoperables donde vamos a construir juntos asociaciones en países de América Latina y el Caribe”, mencionó Arias.

Sin embargo, para que la innovación abierta tenga éxito en la región, hay que saltar de los modelos tradicionales de negocios a soluciones más interdisciplinarias y grupales.

Este proceso colaborativo lo ejecuta, por ejemplo, la empresa Wayra, de Chile. Sebastián González, jefe de Negocios y Alianzas de la compañía, contó que el rol principal de su organización es buscar y conectar start-ups que puedan operar en manera conjunta con Telefónica, desde cualquier país.

“También invertimos en los emprendimientos. Tenemos un modelo de inversión que les entrega un ticket de hasta $ 150.000 para crecer de la mano”.

En el evento, el ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, destacó la parte humana y la experiencia de vida de los emprendedores.

Dijo que el emprendimiento está en el ADN de las personas, más allá de las instituciones. “Es esa capacidad de caerse y volverse a levantar, de innovar y trasladar estos conocimientos a la sociedad en su conjunto”.  Y añadió: “Emprender es un reto de todos, y pueden contar con el apoyo del Gobierno Nacional”. (I)