Economía

Wated: "Sector agropecuario tendrá compensación"

Wated:

Tres tipos de beneficios en favor del sector agropecuario pone en marcha Banecuador, en una acción que incluye a quienes se han visto afectados por las protestas en el país. El presidente del directorio de la entidad, Jorge Wated Reshuan, explica en líneas generales en qué consisten estas ayudas.

El sector agropecuario afronta una situación sensible. ¿De qué manera se prevé ayudar a su recuperación?

En primer lugar hemos planteado una alternativa que es una compensación, sobre todo ayuda a sectores golpeados por factores externos, como el agropecuario, acuícola, con condonaciones de intereses de gasto judicial, o sea, es una extensión de la ley de remisión que incluya a los bancos públicos como Corporación Financiera Nacional para que ayude a la gente afectada por factores externos, incluso para aquellos afectados por el terremoto y que no pudieron pagar sus obligaciones.

¿Cuál es el mecanismo?

El plazo con la Ley de Fomento Productivo feneció y antes se pasaba esta cartera al Banco Nacional de Fomento en liquidación;  ahora estamos proponiendo que cada institución financiera como Corporación Financiera Nacional o Banecuador haga su propia gestión, una vez que haya realizado su tarea de cobro; luego se dirige al afectado para realizar la condonación. Aclaro, siempre que haya sido afectado por un factor externo, no a quien no le dio la gana de pagar y eso es fácil de comprobar, por ejemplo la gente que destinó recursos para otras cosas y no para el sector productivo o que sí vendió y no pagó al banco. A ellos no les vamos a refinanciar.

Eso en primer lugar. ¿Qué otro mecanismo se está implementando para estos sectores?

Estamos creando con el Ministerio de Finanzas un fondo para subsidiar la tasa del sector agropecuario y acuícola al 7%; intentamos dar una línea de 5 años plazo de capital de trabajo y 7% de interés con hasta $ 10.000.

¿Ya existe un estudio previo sobre el número de beneficiados?

Hay algunos sectores como el arrocero o el maicero que han sido golpeados; cayeron los precios internacionales, sin embargo ahora existe una política agropecuaria en recuperación que ha ayudado a que esos precios vuelvan a subir.

Hay otros segmentos que son los productores y comerciantes afectados por el paro. ¿Existe algún incentivo?

Hemos salido a ayudar a los afectados por este paro, imagínese una semana sin vender, sin producir, debido a que indígenas fueron y destruyeron los cultivos de gente que no quiso juntarse al paro, vandalismo, en fin, vamos por voluntad propia a buscarlos para ayudarlos con algún financiamiento con condiciones blandas para que reactiven su negocio.

En total, ¿cuántos tipos de ayuda son?

Una cosa es quienes han sufrido el vandalismo; ese es un segmento al que buscamos ayudar, sean o no clientes del banco. Otra cosa es el programa de tasa subsidiada para seguir con el programa agropecuario y acuícola, y otro tema es la condonación de intereses para personas con problemas de pago por factores externos.

Básicamente, ¿en qué consiste el fondo de subsidio?

Es un fondo que subsidia la tasa de interés. Si esta es mínimo del 11% y quiere ponerla al 7% hay un diferencial de 4% en función de la cartera; eso lo subsidia el Estado para dar un crédito más barato. Así el banco no pierde y se coloca el dinero de forma más barata.

¿Desde cuándo las personas pueden acceder al beneficio?

Apenas esté listo lo vamos a lanzar porque hay que estructurarlo; es un proceso operativo, hay que transferir fideicomisos, asignar los recursos y realizar alguna tramitología para abrirlo.

¿De qué cantidad de recursos estamos hablando?

Vamos a ver eso. El sector agropecuario representa en nuestra colocación de crédito  unos $ 600 millones al año.

Sobre los beneficios para los afectados por los desmanes,  ¿cómo operan en territorio?

A través del programa El Banco a la Calle nuestras brigadas visitan a las personas afectadas; las buscamos por redes sociales, las noticias; hemos ayudado a 4 de 7 afectados plenamente identificados con recursos. La gran mayoría ha pedido montos que en realidad no superan los $ 10.000. (I)