Mundo

9 definiciones sobre el coronavirus de Byung-Chul Han, el filósofo surcoreano que seduce al mundo

9 definiciones sobre el coronavirus de Byung-Chul Han, el filósofo surcoreano que seduce al mundo

Son nueve las definiciones que un filósofo surcoreano redactó sobre la pandemia del coronavirus. Esto se ha vuelto una sensación en las redes sociales, ya que Byung-Chul Han explica cómo será el mundo cuando la emergencia sanitaria mundial acabe.

En una entrevista con EFE, el filósofo expresó que sobrevivir se convertirá en algo absoluto lleno de miedo colectivo, "como si estuviéramos en un estado de guerra permanente". Comentó además que los civiles tendrán menos libertades y los gobiernos impondrán más vigilancia aun cuando ya no se esté en cuarentena obligatoria.

Con respecto a las cuarentenas, teme que el coronavirus imponga confinamiento biopolítico y “hará que el poder mundial se desplace hacia Asia” frente a lo que se ha llamado históricamente el Occidente.

Estas son las nueve definiciones:

1. La mortalidad humana no es democrática

“El coronavirus está mostrando que la vulnerabilidad o mortalidad humanas no son democráticas, sino que dependen del estatus social. La muerte no es democrática. El COVID-19 no ha cambiado nada al respecto. La muerte nunca ha sido democrática.

La pandemia, en particular, pone de relieve los problemas sociales, los fallos y las diferencias de cada sociedad. Con el COVID-19 enferman y mueren los trabajadores pobres de origen inmigrante en las zonas periféricas de las grandes ciudades. Tienen que trabajar. El teletrabajo no se lo pueden permitir los cuidadores, los trabajadores de las fábricas, los que limpian, las vendedoras o los que recogen la basura. Los ricos, por su parte, se mudan a sus casas en el campo".

2. La pandemia como problema social

“La pandemia no es solo un problema médico, sino social. Una razón por la que no han muerto tantas personas en Alemania es porque no hay problemas sociales tan graves como en otros países europeos y Estados Unidos. Además el sistema sanitario es mucho mejor en Alemania que en los Estados Unidos, Francia, Inglaterra o Italia”.

3. Nuevos líderes: el final de la democracia

“El segundo problema es que la COVID-19 no sustenta a la democracia. Como es bien sabido, del miedo se alimentan los autócratas. En la crisis, las personas vuelven a buscar líderes. El húngaro Viktor Orban se beneficia enormemente de ello, declara el estado de emergencia y lo convierte en una situación normal. Ese es el final de la democracia”.

4. Vigilancia biopolítica

"Con la pandemia nos dirigimos hacia un régimen de vigilancia biopolítica. No solo nuestras comunicaciones, sino incluso nuestro cuerpo, nuestro estado de salud se convierten en objetos de vigilancia digital. El choque pandémico hará que la biopolítica digital se consolide a nivel mundial, que con su control y su sistema de vigilancia se apodere de nuestro cuerpo, dará lugar a una sociedad disciplinaria biopolítica en la que también se monitorizará constantemente nuestro estado de salud”.

5. La supervivencia permanente

“El virus es un espejo, muestra en qué sociedad vivimos. Y vivimos en una sociedad de supervivencia que se basa en última instancia en el miedo a la muerte. Ahora sobrevivir se convertirá en algo absoluto, como si estuviéramos en un estado de guerra permanente. Todas las fuerzas vitales se emplearán para prolongar la vida. En una sociedad de la supervivencia se pierde todo sentido de la buena vida. El placer también se sacrificará al propósito más elevado de la propia salud”.

6. La muerte en medios

“La pandemia vuelve a hacer visible la muerte, que habíamos suprimido y subcontratado cuidadosamente. La presencia de la muerte en los medios de comunicación está poniendo nerviosa a la gente. La histeria de la supervivencia hace que la sociedad sea tan inhumana. A quien tenemos al lado es un potencial portador del virus y hay que mantenerse a distancia. Los mayores mueren solos en los asilos porque nadie puede visitarles por el riesgo de infección. ¿Esa vida prolongada unos meses es mejor que morir solo? En nuestra histeria por la supervivencia olvidamos por completo lo que es la buena vida”.

7. El sacrificio por sobrevivir

“Por sobrevivir, sacrificamos voluntariamente todo lo que hace que valga la pena vivir, la sociabilidad, el sentimiento de comunidad y la cercanía. Con la pandemia además se acepta sin cuestionamiento la limitación de los derechos fundamentales, incluso se prohíben los servicios religiosos. Los sacerdotes también practican el distanciamiento social y usan máscaras protectoras. Sacrifican la creencia a la supervivencia. La caridad se manifiesta mediante el distanciamiento. La virología desempodera a la teología. Todos escuchan a los virólogos, que tienen soberanía absoluta de interpretación. La narrativa de la resurrección da paso a la ideología de la salud y de supervivencia. Ante el virus, la creencia se convierte en una farsa”.

8. Pánico

“El pánico ante el virus es exagerado. La edad promedio de quienes mueren en Alemania por COVID-19 es 80 u 81 años y la esperanza media de vida es de 80,5 años. Lo que muestra nuestra reacción de pánico ante el virus es que algo anda mal en nuestra sociedad”.

9. El virus no detiene el avance de China

El COVID-19 probablemente no sea un buen presagio para Europa y Estados Unidos. El virus es una prueba para el sistema. Los países asiáticos, que creen poco en el liberalismo, han asumido con bastante rapidez el control de la pandemia, especialmente en el aspecto de la vigilancia digital y biopolítica, inimaginables para Occidente. Europa y Estados Unidos están tropezando. Ante la pandemia están perdiendo su brillo. El virus no detiene el avance de China, país que venderá su estado de vigilancia autocrática como modelo de éxito contra la epidemia. Exhibirá por todo el mundo aún con más orgullo la superioridad de su sistema. La COVID-19 hará que el poder mundial se desplace un poco más hacia Asia. Visto así, el virus marca un cambio de era”.

Byung-Chul Han nació en Seúl en 1959. Estudió filosofía, literatura y teología en Alemania, donde actualmente reside, y es catalogado como una de las mentes más innovadoras en la crítica de la sociedad actual y publicará en las próximas semanas en español su último libro: “La desaparición de los rituales”. (I)