Mundo

Alga de origen asiático se expande por playas de las costas españolas

Alga de origen asiático se expande por playas de las costas españolas

El trasmallo es un arte de pesca artesanal formado por tres redes superpuestas para atrapar salmonetes, lenguados, besugos y jibias.

Pero más de medio año que los pescadores del estrecho de Gibraltar las lanzan al mar apenas aparecen peces.
Sus capturas son decenas de kilos de una masa de color pardo. Es el alga rugulopterix okamurae, la especie invasora del sur peninsular que, con una virulencia inusual, amenaza la biodiversidad marina y sepulta playas de la zona bajo mantos vegetales. El Gobierno analiza declararla especie invasora.

“Es una catástrofe ambiental”, dice sin ambages Nicolás Fernández, secretario de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cádiz, que representa a una flota de más de 170 barcos en Tarifa y Algeciras.

Al otro lado del estrecho, en la costa malagueña, Pedro Benzal, presidente de la cofradía de Estepona, asegura que “jamás había visto algo así”.

Los pescadores calculan que las barcas de trasmallo han perdido casi el 100% de las capturas y las de arrastre, la mitad.

El alga parda ha ocupado, en solo cuatro años, todo el litoral gaditano, alcanzado puntos de las costas atlánticas de Huelva y se ha expandido por el este hasta Marbella.

En las costas de Tarifa ocupa hasta el 50% del espacio entre los cinco y 25 metros de profundidad.
La preocupación también se extiende a la comunidad científica por el crecimiento “meteórico y completamente inédito” del alga.

“No hemos encontrado ningún precedente de una bioinvasión tan explosiva”, afirmó José Carlos García, investigador del Laboratorio de Biología Marina de la Universidad de Sevilla.

“La dimensión de la invasión del sargazo en México y antes la ulva (lechuga de mar) en China es mayor, pero no se expandieron con la rapidez de aquí”, dijo Félix López, catedrático de Ecología de la Universidad de Málaga, quien insta al Gobierno a declarar la emergencia ambiental en toda la costa. (I)