Mundo

Cambios en el campo magnético de la Tierra podrían ser hasta 10 veces más rápidos de lo que se pensaba

Cambios en el campo magnético de la Tierra podrían ser hasta 10 veces más rápidos de lo que se pensaba

El estudio realizado por Catherine Constable (Universidad de California) y Chris Davies (Universidad de Leeds) trae evidencias sobre cambios más acelerados del campo magnético de la Tierra, siempre cambiante, que ayuda a guiar los sistemas de navegación, nos protege de la radiación solar, entre otros beneficios.

"Recién publicado en Nature Communications, la nueva investigación ha revelado, en efecto, que los cambios en la dirección del campo magnético del planeta pueden llegar a ser hasta diez veces más rápidos de lo que se pensaba hasta ahora. El trabajo ofrece una nueva visión del flujo de hierro a 2800 kilómetros de profundidad bajo la superficie terrestre y muestra cómo ese flujo ha influido en el movimiento del campo magnético durante los últimos cien mil años", se recoge en ABC.

Aunque existe la tecnología para monitorear este campo magnético por satélites, en esta investigación, que se hizo combinando simulaciones del proceso de generación de este campo, con una reconstrucción de sus variaciones, se descubrió cambios hasta diez veces más rápidos de lo que se pensaba, más de un grado por año. El periodo de estudio fue de 100 000 años.

"Demostraron, además, que estos rápidos cambios están íntimamente asociados con los periodos de debilitamiento local del campo magnético. Lo cual indica que esos cambios se produjeron generalmente en momentos en que el campo invertía su polaridad (el polo norte magnético pasaba a ser el polo sur magnético y viceversa), o durante las "excursiones geomagnéticas" durante las que los polos magnéticos se desplazan rápidamente hacia el norte o hacia el sur (tal y como está sucediendo ahora, con el polo norte magnético desplazándose hacia Siberia a una velocidad de cerca de 60 km al año)", se explicó en la publicación.

Un ejemplo de esto fue lo que ocurrió hace unos 39 000 años en América central, cuando hubo un cambio de dirección de unos 2,5 grados.

"Tenemos aún un conocimiento muy incompleto de nuestro campo magnético más allá de hace 400 años. Y dado que estos cambios rápidos reflejan algunos de los eventos más extremos del núcleo líquido, podrían darnos información importante sobre el comportamiento del interior profundo de la Tierra", comentó Davies. (I)