Mundo

Dura realidad de Guatemala varada pasa a otro presidente

Dura realidad de Guatemala varada pasa a otro presidente
Guatemala -

Un país con el 59,3 % de los 15 millones de habitantes en la pobreza; el que tiene una de las mayores tasas de desigualdad social de América Latina; los peores índices en corrupción, en desnutrición crónica infantil, en inversión pública en educación; uno de los 10 más sangrientos del mundo y uno de los que, solo entre 2018 y 2019, unas 250 000 personas fueron detenidas mientras intentaban migrar hacia EE. UU.

Es Guatemala, la nación centroamericana que en idioma maya significa “tierra de muchos árboles”, aunque en la actualidad la deforestación gana terreno y solo queda un tercio de su selva.

El país, que mantiene una estabilidad macroeconómica, pero con deficiente crecimiento, hoy estrena un nuevo gobernante, tras la salida del poder de Jimmy Morales. El exdirector penitenciario y con poca experiencia política Alejandro Giammattei llega al sillón presidencial.

En las calles no hay mayores expectativas y lo ven como más del continuismo.

Los graves problemas que tiene estancada a Guatemala se han traspasado entre los últimos cinco gobiernos que asumieron la Presidencia con la misma agenda de prioridades, que no avanzaron y más bien, tres de ellos (Otto Pérez Molina, Álvaro Colom y Alfonso Portillo) han estado en la cárcel sindicados o condenados por casos de corrupción, publicó el diario Prensa Libre.

La corrupción y el abuso de poder han sido una constante y un lastre en el país, a tal punto que el mandatario saliente, Morales, en junio de 2017 habló de una corrupción normalizada.

El mismo Morales, quien llegó al poder bajo el lema “ni corrupto ni ladrón”, ha sido blanco de investigaciones. También su hijo y su hermano fueron acusados de presunto fraude y lavado de activos por la Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicig), organismo de la ONU al que Morales no renovó un nuevo periodo y fue expulsado.

Posteriormente, un tribunal guatemalteco absolvió a los parientes de Morales.

La Cicig y el Ministerio Público imputaron a 160 personas, entre ministros, diputados, funcionarios y empresarios.

“Guatemala es el país más feudal, más colonial en América Latina”, con todo el poder económico en manos de unas pocas familias, dijo a The New York Times Daniel Zovatto, director para América Latina del Instituto Internacional para la Democracia.

Giammattei, un defensor de la mano dura contra la delincuencia y partidario de reinstaurar la pena de muerte, ya anunció que no recurrirá a la Cicig y ha propuesto pedir asistencia al FBI, publicó Afp.

Entre las prioridades, el presidente entrante también deberá abordar el polémico acuerdo de asilo con EE. UU.

El politólogo Enzo Rosal expone la opacidad que predominó en el acuerdo pactado entre Morales y el gobierno de Donald Trump. “No se sabe a ciencia cierta qué firmó y qué compromisos implica eso para el Estado en términos migratorios y cuáles son las repercusiones en el tiempo”. Guatemala carece de condiciones para recibir migrantes, cuando miles de sus ciudadanos salen del país ante la falta de empleo, servicios básicos y una alta violencia criminal, refirió. (I)