Mundo

El cambio de dieta tiene más influencia en la obesidad infantil que la falta de ejercicio, señala un estudio

El cambio de dieta tiene más influencia en la obesidad infantil que la falta de ejercicio, señala un estudio

Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Baylor reveló que la variedad en el consumo de los alimentos adquiridos en el mercado fuera de una dieta tradicional es un factor relacionado para la obesidad en los niños, ya sea que realicen actividades físicas o no.

"La importancia de una mala alimentación versus un bajo gasto energético en el desarrollo de la obesidad infantil sigue sin estar clara", dijo Samuel Urlacher, PhD, profesor asistente de antropología en la Universidad de Baylor y autor principal del estudio, en un artículo publicado en la página web de la universidad donde labora.

Para investigar las dietas y el gasto energético de los niños en edad escolar durante la integración temprana del mercado y la transición al sobrepeso y obesidad, los científicos recolectaron datos entre 43 niños Shuar rurales y 34 periurbanos en la Amazonía del Ecuador.

Los niños de la muestra del estudio rural viven en una región geográficamente aislada y dependen predominantemente de un estilo de vida de subsistencia basado en la caza, la pesca, la alimentación y la horticultura en pequeña escala.

En contraste, los niños de la muestra del estudio periurbano viven en un centro de mercado regional con acceso a carreteras, un hospital, tiendas, restaurantes y otros servicios del mercado. Para medir la variación en la integración del mercado entre los hogares, los investigadores recopilaron información sobre sus ingresos y acceso a agua corriente.

También midieron la actividad física de los niños utilizando dispositivos portátiles y la actividad inmunológica mediante la medición de biomarcadores en muestras de sangre de punción digital mínimamente invasivas.

El estudio, titulado en español, 'El gasto energético diario en la infancia no disminuye con la integración del mercado y no está relacionado con la adiposidad en la Amazonía' se publicó en The Journal of Nutrition, la revista científica insignia de la Sociedad Americana de Nutrición.

"Utilizando medidas estándar del gasto energético, mostramos que los niños horticultores-recolectores rurales relativamente delgados de la Amazonía gastan aproximadamente el mismo número total de calorías cada día que sus homólogos periurbanos mucho más gordos y, en particular, incluso el mismo número de calorías cada día como niños que vivían en los Estados Unidos industrializados", señaló Urlacher.

"La variación en cosas como la actividad física habitual y la actividad inmunológica no tiene un impacto detectable en el gasto energético diario de los niños en nuestra muestra", agregó.

Este estudio encontró que los niños que consumen más alimentos de mercado con alto contenido calórico, pero no los que gastan menos calorías todos los días, constantemente tienen más grasa corporal.

"Juntos, estos hallazgos respaldan la opinión de que el cambio en la dieta es probablemente el factor dominante que impulsa el aumento global de la obesidad infantil, particularmente en el contexto de la rápida urbanización y la integración del mercado en los países de ingresos bajos y medios", dijo Urlacher.

Entre sus hallazgos, está que los niños periurbanos tienen un promedio de 65 por ciento más de grasa corporal que los niños rurales, con más de un tercio de los niños periurbanos clasificados como con sobrepeso en comparación con cero niños rurales.

Los niños de zonas rurales y urbanas tienen niveles similares de actividad física. Los niños periurbanos gastan 108 calorías por día menos que los niños rurales mientras descansan.

Además, que los niños periurbanos comen más de cuatro veces más artículos adquiridos en el mercado que los niños rurales. Los niños de zonas rurales y urbanas tienen niveles similares de actividad física.

Por tanto, la variación en el consumo de alimentos de mercado, pero no en el gasto energético diario, está relacionada con la grasa corporal de los niños. Los investigadores argumentan que este estudio es el primero en medir el gasto energético de los niños a través de la integración del mercado en una sola población simultáneamente con medidas de dieta, actividad física y actividad inmunológica.

"Nuestros hallazgos están en línea con un creciente cuerpo de investigación que apunta a que la mala alimentación es el factor más importante que subyace al desarrollo de la obesidad infantil", apunta Urlacher.

"El ejercicio sigue siendo absolutamente una parte fundamental de esta ecuación y es esencial para llevar una vida sana, pero la dieta parece estar relacionada cada vez más directamente con la adiposidad y el equilibrio energético a largo plazo de los niños", concluyó.

La tasa mundial de sobrepeso y obesidad entre los niños en edad escolar y los adolescentes ha aumentado del 4% en 1975 al 18% en 2016, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud. (I)