Mundo

El misterioso caso de los médicos chinos que despertaron negros después de haber estado en coma por el COVID-19

El misterioso caso de los médicos chinos que despertaron negros después de haber estado en coma por el COVID-19

Dos médicos chinos despertaron negros del coma tras superar el coronavirus. Los casos son una alerta sobre los posibles efectos secundarios de la cloroquina, el medicamento que se está usando para combatir al COVID-19 y su implicación en las funciones del hígado.

El cardiólogo Yi Fan enfermó el 18 de enero y pasó 39 días intubado conectado a un respirador artificial que lo mantuvo con vida pese a su delicado estado de salud. Su colega, Hu Weifeng, urólogo de especialidad, lleva 99 días postrado en una cama y aún se encuentra débil, sin poder caminar.

Ambos médicos pasaron varias semanas tratando a enfermos del coronavirus en el hospital central de Wuhan, otrora epicentro de la pandemia en China, antes de ser diagnosticados como casos positivos de la enfermedad.

Los dos, compañeros del doctor Li Wenliang, el primero que dio la alarma y que falleció posteriormente el 7 de febrero a causa del virus, han despertado del coma con la piel parecida a la de una persona de raza negra, como han mostrado las imágenes de la televisión pública china que han dado la vuelta al mundo.

¿Por qué despertaron negros del coma tras el coronavirus?

Entre las razones que advierten los médicos que trataron a sus colegas chinos para explicar este fenómeno está un posible daño hepático. Esto sería consecuencia de desequilibrios hormonales por el modo en el que el virus afecta a las funciones del hígado.

Y aunque sus casos aún no han sido analizados, tampoco se puede descartar que la hiperpigmentación de la piel (por un aumento en el depósito de melanina epidérmica y hemosiderina en la dermis) sea un efecto secundario de la cloroquina, un medicamento que usualmente se administra para el tratamiento y prevención de la malaria o enfermedades autoinmunes como puede ser la artritis reumatoide o el lupus, y que ahora se está usando para recuperar a los enfermos del COVID-19.

Ambas razones sirven para pronosticar que en el futuro, cuando mejore su salud y se reestablezcan sus funciones hepáticas, el color de su piel volverá a la normalidad porque esa alteración suele ser reversible con el tiempo, cuando desaparecen los residuos en el organismo.

Los médicos ya sabían que uno de los efectos visibles del uso de la cloroquina es la ictericia (coloración amarillenta de la piel y ojos debida a un aumento de la bilirrubina que se acumula en los tejidos) ya que tiene efectos directos sobre el hígado, pero el color oscuro de estos dos doctores no se había observado hasta el momento, por lo que el caso de los médicos chinos convertidos en pacientes del coronavirus empezará a ser analizado. (I)