Mundo

El nitrato de amonio que explotó en el puerto de Beirut había sido confiscado en 2014

El nitrato de amonio que explotó en el puerto de Beirut había sido confiscado en 2014

La carga de amonio que explotó ayer y devastó media capital de Líbano, provocando la muerte de 100 personas, heridas a 4000 y dejando sin hogar a unos 300 mil ciudadanos, estaba almacenada en una bodega en el puerto tras haber sido descargada de un barco abandonado desde el 2014.

Ahora las autoridades libanesas se acusan porque nadie tomó acción con las 2750 toneladas métricas de nitrato de amonio que podrían proceder de un barco con bandera de Moldavia, confiscado en 2014, y propiedad del empresario ruso Igor Grechushkin, quien es residente en Chipre, país hasta donde se sintió la onda expansiva de la explosión que de acuerdo al Instituto de Geología de Estados Unidos tuvo una sensación de un terremoto de 3,3 de magnitud.

Según adelantan varios medios de comunicación rusos, como The Moscow Times, que a su vez cita a otras fuentes, el barco llamado Rhosus había estado viajando desde Georgia a Mozambique en 2013 cuando experimentó un mal funcionamiento e hizo una parada no programada en Beirut.

Poco después, según los informes, Grechushkin se declaró en bancarrota y "abandonó" el barco allí, dejando a su tripulación varada durante meses antes de que se pudiera descargar el nitrato de amonio, que después fue conservado en un almacén en el puerto de Beirut. De eso han pasado 6 años hasta el trágico martes 4 de agosto en que la explosión formó un hongo sobre la ciudad denominada "París del Medio Oriente".

El nitrato de amonio es una sustancia cristalina inodoro utilizada comúnmente como fertilizante agrícola que ha sido la causa de numerosas explosiones industriales a lo largo de las décadas.

El sitio web de MarineTraffic registró por última vez la ubicación de Rhosus cerca de este almacén en 2014.

Mientras se continúa con las tareas de rescate de heridos o búsqueda de superivientes o desaparecidos tras los escombros de miles de edificaciones que cayeron, se buscan las pistas para saber qué provocó la chispa que formó un hongo de contaminantes en la capital de Líbano. (I)