Mundo

El PP rechaza avances del progresismo en España

El PP rechaza avances del progresismo en España

El Partido Popular (PP), la segunda fuerza política de España, mira con recelo el acercamiento entre el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el líder de la coalición Unidos Podemos, Pablo Iglesias, quienes firmaron un preacuerdo para formar un gobierno progresista.

Mariano Rajoy, expresidente del Gobierno español y exlíder del PP, destacó desde México que un país debe gobernarse desde la “moderación, el equilibrio y la sensatez”, en contraposición a la propuesta del PSOE de aliarse con la extrema izquierda y los nacionalistas.

Sergio Fernández Riquelme, historiador y sociólogo español de la Universidad de Murcia, indicó a Sputniknews que la formación de esta coalición es histórica. “Va a entrar al Gobierno un partido más a la izquierda que la tradicional social democracia”.

Hasta hace unos años, la estabilidad española se basaba en un bipartidismo asimétrico. El Partido Popular (PP) -centro derecha- y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) -centro izquierda- se disputaban el voto y se alternaban en el poder.

En el acuerdo del PSOE y Podemos centra la coalición alrededor de 10 puntos, que van desde la lucha contra la corrupción y el cambio climático hasta el control del gasto. No obstante, solo se limita a buscar “la normalización de la vida política” en Cataluña. Los movimientos independentistas advierten que seguirá el “caos”.

A juicio de Fernández esta coalición es hija del miedo. “Por un miedo que ha surgido en la social democracia tras el ascenso imparable en España, más allá de lo previsto, de la extrema derecha nacionalista o identitaria de Vox”.

El independentismo catalán, junto con la economía y la política internacional, son “los temas que van a marcar el rumbo de esta coalición y van a determinar en última instancia si nos encontramos ante una experiencia histórica, pero muy corta, o algo trascendental que cambie a España en los próximos años”, concluye Fernández.

Según una muestra de un estudio de SocioMétrica para el Diario El Español, la mayoría de ciudadanos no respalda a un gobierno progresista. El 70,7% prefiere la gran coalición entre PSOE, PP y Ciudadanos, ya sea mediante un acuerdo de gobierno o de legislatura.

La encuesta online también informó la posibilidad de que ir a unas terceras elecciones generales apenas genera apoyos entre los españoles. El hartazgo o la convicción de que no son necesarias son algunas de las causas que se pulsan en la calle.

El pacto, sin embargo, no garantiza la formación de un Gobierno por sí solo. Con 155 escaños en total en el Congreso, aún necesitarán el apoyo de partidos pequeños o regionales para formar una Administración.

El poder Ejecutivo en España está repartido entre un gobierno central y 17 gobiernos autonómicos. Así, el poder central quedaba conformado por gobiernos del PP o del PSOE, ya fuera por mayorías absolutas o por alianzas con los partidos regionalistas, quienes lógicamente exigían por su voto un traslado efectivo de poder y más inversiones.

Dentro de la política exterior europea, Francia indicó que no temen un Gobierno de coalición en España por el compromiso demostrado por Sánchez y subrayó que “todo lo que vaya en la línea de la estabilización y de la capacidad de actuar con una mayoría fuerte es buena señal”. (I)