Mundo

Elon Musk respondió a las ironías del director de la agencia espacial rusa

Elon Musk respondió a las ironías del director de la agencia espacial rusa
“El trampolín funciona”: dijo este domingo Elon Musk, fundador de SpaceX que envió el sábado a dos astronautas al espacio, en respuesta al director de la agencia espacial rusa que se había burlado de la incapacidad estadounidense de efectuar vuelos espaciales tripulados.
En un periodo de tensión entre los dos países, y cuando Moscú amenaza con interrumpir la cooperación espacial con Washington, Dmitri Rogozin había afirmado en 2014 que los astronautas estadounidenses podrían tener necesidad de un “trampolín” para llegar a la Estación Espacial Internacional (ISS).
“El trampolín funciona”, se divirtió este domingo Musk durante una conferencia de prensa al lado del administrador de la NASA, Jim Bridenstine, tras el exitoso despegue de un cohete de su empresa SpaceX.
“Es una broma entre nosotros”, agregó el empresario de 48 años mientras ambos reían.
La alusión provocó alboroto en las redes sociales rusas, con muchos “memes” y bromas ridiculizando a Rogozin. El nombre de director de la agencia espacial rusa se convirtió incluso en “tendencia” en Twitter en Rusia.
Tras el vuelo del grupo privado estadounidense SpaceX, Rusia ya no es el único en enviar astronautas a la Estación Espacial Internacional y la pérdida de ese monopolio lo obligará sin duda a remodelar su programa espacial, estiman los expertos.
Spacex, que despegó el sábado de Florida con dos astronautas, se acopló este domingo a la ISS, tras un vuelo de 19 horas.
Duro golpe
Esta es la primera misión desde el fin en 2011 de los vuelos de naves estadounidenses hacia la ISS, lo que dejó a los cohetes rusos Soyuz, más seguros y menos caros, la exclusividad de los vuelos tripulados.
Con gran “fair play”, la agencia espacial rusa Roskosmos felicitó este domingo a SpaceX por el exitoso despegue de su cohete.
Pero el golpe es duro. “Esos vuelos eran una inesperada oportunidad para Moscú de seguir su producción de Soyuz y preservar su peso en las negociaciones sobre la ISS” subraya Isabelle Sourbès-Verger, del Centro nacional de investigaciones científicas (CNRS) francés, y especialista en políticas espaciales.
Roskosmos aprovechó la situación de forma financiera al facturar a la NASA unos 80 millones de dolares cada plaza hacia la ISS.