Mundo

Fiesta de La Tirana: fervor religioso hecho baile

Fiesta de La Tirana: fervor religioso hecho baile

El seminarista Gabriel Alburquenque cuelga su sotana negra para vestirse con una capa y una temible máscara de diablo con la que, al son de trompetas y tambores, baila en honor a la Virgen de La Tirana, la fiesta religiosa que reúne a miles de chilenos. Alburquenque está a pocos meses de ordenarse sacerdote y este año será su último baile como seminarista en esta festividad que conjuga las costumbres paganas con el fervor católico.

Si bien sus orígenes se remontan a fiestas que realizaban mineros aymaras antes del siglo XIX, es desde 1910 que se venera a la Virgen del Carmen, patrona del Ejército de Chile.

Durante la fiesta, a este pequeño pueblo llegan unas 40.000 personas revolucionando sus calles. Movidos por la fe en la Virgen, muchos de ellos caminan desde la ciudad de Iquique, a unos 70 km de distancia, en la región de Tarapacá (norte). (I)