Mundo

Isla Canguro, las 'Galápagos de Australia', arde sin control

Isla Canguro, las 'Galápagos de Australia', arde sin control
Australia -

En la isla Canguro casi no queda nada. El fuego arrasa con todo. Hay animales calcinados por todas partes en este paraíso silvestre refugio de especies endémicas, conocido como las Galápagos de Australia.

Los primeros informes de la isla Canguro son ‘desgarradores’. “Es muy frustrante ver el alcance de la pérdida de vida silvestre. En un área, que se quemó gravemente hace una semana, las escenas eran poco menos que apocalípticas. Allí solo encontramos un koala vivo entre miles de cuerpos de koalas, canguros, ualabíes y pájaros sin vida”, lamenta la directora de Humane Society International (HSI), Erica Martin.

La isla, la tercera más grande de Australia y ubicada al frente de las costas de Australia meridional, es un santuario único de flora y fauna similar a las Galápagos, más de un tercio de la isla es protegida, con reservas naturales que albergan fauna nativa, canguros, koalas, ratones marsupiales, cacatúas negras brillantes, zarigüeyas y diversas especies de aves.

En los incendios forestales, que han arrasado más de un tercio de la isla, se puede haber perdido hasta la mitad de su población de koalas. Científicos estiman que el fuego en Australia ya ha matado a más de 1000 millones de animales.

El fuego sigue sin control, nuevos incendios continúan surgiendo. HSI en Australia gestiona una red de 600 reservas de vida silvestre y muchos de estos centros también han sido devastados, publica La Vanguardia.

Se ven los cuerpos de animales carbonizados “hasta donde alcanza la vista”, dice la rescatista Kelly Donithan.

Lamentablemente, algunos animales encontrados con vida tienen tantas quemaduras que “la eutanasia es la única opción”, indican rescatistas de HSI.

“Encontramos un canguro tan quemado que los pies y cola no eran más que huesos expuestos. Estaba en un estado terrible y debe haber soportado tanto sufrimiento, así que al menos estoy agradecida de que no haya tenido que morir sola y sufriendo dolor”, reconoce apenada Donithan.

“En medio de toda esta muerte, cada vez que encontramos un animal vivo se siente como un milagro”, indica HSI.

Pese a la devastación, rescatistas encuentran y ayudan a animales hallados con vida, pero ahora los que lograron salvarse se enfrentan a otro problema, la sobrevivencia y no hay comida. Koalas, por ejemplo, se alimentan, principalmente, de hojas de eucalipto.

“Los paisajes están tan diezmados que para muchos esto no ha sido una opción porque no les queda nada para comer o beber, por lo que deben ser atendidos en reservas”, dice Donithan.

Expertos temen que algunas especies estén en vía de extinción.

Uno de los animales más valiosos de la isla es una subespecie de la cacatúa de Latham que ha desaparecido en el continente. Los rescatistas no escucharon ningún pájaro cantar mientras recorrían la isla el pasado miércoles.

Otro motivo de preocupación son los ‘dunnarts’, pequeños ratones marsupiales grises que ya estaban en vía de extinción antes de los incendios.

“El tiempo se acaba, alerta Donithan. “Cada día que pasa se reducen las posibilidades de supervivencia de los animales y aumenta la probabilidad de que sus órganos sufran daños irreversibles”, agrega.

“A veces caminamos durante horas por paisajes devastados con cientos y cientos de cadáveres en el suelo... y te deprimes, no puedes evitarlo, es muy traumático”, dijo Evan Quartermain, de HSI. “Y entonces encuentras un bebé (koala) al final del día y nos lo llevamos, le damos una oportunidad y nos llenamos de alegría”. (I)

Lo Último