Mundo

Las bellezas de Italia ya no tienen espectadores que las admiren

Las bellezas de Italia ya no tienen espectadores que las admiren
Roma -

Uno de los países más visitados del mundo ve con preocupación el escenario que está dejando la pandemia de coronavirus en una de las áreas en que más éxito tiene.

La grandes ciudades turísticas italianas, Roma, Florencia, Milán, Turín y Venecia, perderán este año debido a la pandemia 34 millones de visitantes, lo que supone cerca de 7600 millones de euros (casi 9000 millones de dólares) menos de ingresos, según un estudio realizado por la asociación de comerciantes Confersercenti.

Confersercenti, que representa a cerca de 360 000 pequeñas y medianas empresas italianas, detalló que de los alrededor de 7600 millones de euros que se perderán por la falta de turistas, 4900 millones corresponderán a las pérdidas del sector del alojamiento, restaurantes, negocios y servicios.

Estas cinco grandes ciudades concentran un tercio de las entradas del turismo en el país.

Apuntan que se trata de estimaciones conservadoras, pero que podrían resultar incluso optimistas en ausencia de la recuperación del flujo de viajeros para fin de año.

Explica el informe que, entre estas ciudades, la peor situación es la que atraviesa Venecia, uno de los destinos más buscados a nivel mundial, pero que espera una disminución de 13,2 millones de turistas, por un total de 3000 millones de euros de pérdidas.

Sigue Roma, donde las previsiones son de 9,9 millones de presencias menos y de 2300 millones de euros menos de ingresos, seguida por Florencia, donde se esperan 5 millones menos de turistas y 1200 millones de pérdidas.

La disminución de los turistas extranjeros no podrá ser compensada por el turismo nacional, ya que los italianos preferían los centros turísticos y las localidades costeras.

Además a esta tendencia debe sumarse una alta proporción de trabajadores que aún trabajan en casa, pues se ha calculado que la ausencia de los empleados en los lugares de trabajo está causando la pérdida de alrededor de 250 millones de euros mensuales en gastos de alojamiento y restauración.

Hasta el final del año, el efecto del teletrabajo hará que se pierda 1760 millones de euros (más de $2000 millones) en estas cinco ciudades.

"El turismo está pagando un precio muy alto por la emergencia provocada por covid. Un duro golpe que se siente especialmente en las grandes ciudades turísticas, donde además la extensión del teletrabajo amenaza con hacer estallar los sistemas comerciales locales", explica Patrizia De Luise, presidenta nacional de Confesercenti.

"Es una situación de gravedad excepcional, que requiere medidas extraordinarias", concluyó De Luise.

Confersercenti pidió al Gobierno que cree zonas francas en los centros históricos de los municipios de interés cultural con un alto flujo turístico, que son los más afectados por la larga ola de la crisis provocada por la emergencia de covid y ayude a las empresas que operan en estas áreas para compensar las contribuciones fiscales y de seguridad social.

"De esta manera daríamos algo de oxígeno a los negocios de hostelería, servicios turísticos, comercios y restaurantes y bares que se están asfixiando. Sin ayudas, miles de pymes corren el riesgo de quebrar", añadieron.

Italia permite la entrada de turistas de la Unión Europea aunque ha prorrogado la obligatoriedad de guardar dos semanas de cuarentena preventiva para evitar contagios de coronavirus para los ciudadanos de Bulgaria y Rumanía.

Además, ha sacado a Argelia de la lista de países fuera de la Unión Europea que pueden acceder a Italia sin justificar motivos de urgencia, aunque deberán guardar cuarentena preventiva de dos semanas, como Italia ha impuesto para todos los países de fuera del espacio Schengen.

Italia ha ampliado el estado de emergencia hasta el próximo 15 de octubre para poder seguir aplicando medidas de contención del virus. (I)