Mundo

¿Los testículos hacen que los hombres sean más vulnerables al coronavirus?

¿Los testículos hacen que los hombres sean más vulnerables al coronavirus?
A medida que aumenta el número de muertes en todo el mundo por el nuevo coronavirus, hay un patrón que se repite en el mundo: las cifras muestran que son más los hombres los que se están enfermando gravemente -y muriendo- a causa del virus. En el estado de Nueva York, la zona roja del brote en los EEUU, por ejemplo, casi el 70% de las muertes totales han sido hombres.
Pero lo de Nueva York no es un hecho aislado, desde su surgimiento en Wuhan, China, los hombres se estaban enfermando gravemente a un ritmo mayor que las mujeres. Y este patrón parece estar repitiéndose en gran medida - si bien en números ligeramente diferentes - en un país tras otro.
Los investigadores aún no están del todo seguros de por qué. Pero ya hay algunas pistas.
Un estudio piloto que rastreó la eliminación del virus de pacientes en Mumbai (India), ofreció más pruebas de que los hombres son, en efecto, los más afectados por el coronavirus. Según esta investigación, los hombres que se enfrentan a la infección por coronavirus pueden tener un par de vulnerabilidades que podrían aumentar el riesgo de una enfermedad más larga y grave: sus testículos.
El estudio ofreció una explicación teórica para esa disparidad de género que se centra en las células a las que el coronavirus se siente más atraído. Esas células sirven como puerta de entrada para el coronavirus porque expresan una proteína llamada enzima convertidora de angiotensina 2, con la que el virus se une.
Tanto en hombres como en mujeres, estas proteínas ACE2, o receptores, abundan en los pulmones, el tracto gastrointestinal y el corazón. No es sorprendente que todos esos tejidos sean vulnerables al ataque del virus que causa el COVID-19. Pero, además, el tejido testicular también bombea los receptores ACE2 a una alta velocidad.
El grupo de investigadores dirigidos por Aditi Shastri, oncóloga del Centro Médico Montefiore en Nueva York y su madre, la microbióloga Jayanthi Shastri del Colegio Médico Nacional Topiwala en Mumbai, plantearon una hipótesis que reconoce como altamente preliminar: que los testículos pueden albergar el virus del SARS-CoV-2 en - nombre técnico del virus que causa el COVID-19-, proporcionándole un santuario del sistema inmunológico.
Mientras que las mujeres ofrecen al coronavirus muchas oportunidades para entrar en sus células, los testículos de los hombres pueden dar al virus un punto de entrada adicional. Y como los testículos están aislados del sistema inmunológico, pueden ser uno de los últimos escondites de los que el virus es expulsado.
Según declaró la propia la doctora Aditi Shastri en diálogo con Los Angeles Times, el trabajo debe ser explorado por los investigadores que trabajan con cultivos celulares, animales y el creciente número de pacientes recuperados de COVID-19.
Aditi Shastri dirigió un equipo con base en Nueva York mientras su madre, Jayanthi Shastri comandó el trabajo en Mumbai. Los investigadores de la India hicieron pruebas a los pacientes hospitalizados y a los miembros de sus familias infectadas cada dos días para evaluar la rapidez con que eliminaban el coronavirus una vez infectados.
En 20 pacientes femeninas, el tiempo medio de eliminación del virus fue de cuatro días. En los 48 varones, la media fue un 50% más larga, de seis días. Un patrón similar surgió en tres familias extensas de enfermos de COVID-19, a cuyos miembros se les tomaron muestras virales cada dos días para medir la velocidad con la que eliminaron el virus.
La hipótesis fue presentada en un informe preliminar publicado en MedRxiv, un sitio web en el que los investigadores comparten su trabajo no publicado. A diferencia de los estudios publicados en revistas médicas, no ha sido aún objeto de escrutinio por parte de otros investigadores.
Aún así, la hipótesis tiene tres argumentos importantes a su favor:
Primero, hay muchos precedentes de un patógeno que se instala en un rincón tranquilo para eludir las defensas inmunológicas del cuerpo. Se encontró que el virus del Ébola se escondía en las células pigmentarias de la retina humana, dejando incluso a los pacientes recuperados con un virus persistente.
En segundo lugar, es una explicación biológicamente plausible para una disparidad de género observada en las infecciones por COVID-19. Se sabe que el coronavirus se une a los receptores ACE2, que abundan en sólo un puñado de tejidos, incluyendo el de los testículos.
En tercer lugar, puede ayudar a explicar un claro patrón que surge de la epidemia de COVID-19. Mientras que las tasas de casos confirmados se acercan a la paridad de género, los hombres han muerto de COVID-19 en tasas notablemente más altas que las mujeres en China, Corea del Sur, Italia y los Estados Unidos. En la ciudad de Nueva York, el 68% de las muertes atribuidas a COVID-19 han sido en hombres y el 32% en mujeres.
Sin embargo, la hipótesis no tiene todavía es una evidencia clara que apoye el vínculo entre los testículos y COVID-19. Hay varios factores que pueden contribuir a ese desajuste de género. Los hombres son más propensos que las mujeres a fumar cigarrillos, a tener presión arterial alta y a sufrir enfermedades de las arterias coronarias. Todas esas condiciones parecen predisponer a la gente a enfermarse más gravemente por el coronavirus.
Shastri agregó que si efectivamente el coronavirus se encuentra escondido en los testículos, eso podría significar que el virus puede ser transmitido sexualmente: “Definitivamente consideraría que el virus podría ser secretado en el fluido seminal”
La doctora Kathryn Sandberg de la Universidad de Georgetown, que estudia las diferencias de género en la respuesta inmunológica, dijo que se sabe que las mujeres eliminan muchos virus más rápidamente en los hombres, en parte porque la respuesta de apertura de sus sistemas inmunológicos a la invasión es más fuerte. La experta dijo que la idea de que el coronavirus pueda encontrar refugio en los testículos es “especulativa”. Pero, dijo, “vale la pena señalar a quienes lo han olvidado que el ACE2 sí está en los testículos, y podría ser parte del asunto”. (INFOBAE)