Mundo

México y Estados Unidos, bajo presión tras la muerte de migrante y su hija en río fronterizo

México y Estados Unidos, bajo presión tras la muerte de migrante y su hija en río fronterizo
México -

La foto del migrante Óscar Martínez Ramírez y su hija Valeria, de 23 meses de edad, ahogados en la frontera entre EE.UU. y México, simboliza el fracaso en el manejo de su desesperación, dijo la Agencia de la ONU para los Refugiados.

La desgarradora foto muestra los cuerpos de padre e hija que fueron arrastrados a las orillas del río Grande, ambos boca abajo sobre unos juncos.

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, dijo que habían arriesgado sus vidas porque no pudieron obtener la protección que les correspondía en virtud del derecho internacional.

“Las muertes de Óscar y Valeria representan un fracaso a la hora de abordar la violencia y la desesperación que empujan a las personas a emprender viajes tan peligrosos ante las perspectivas de una vida segura y digna”, sostuvo.

“Con medidas y restricciones más severas, podríamos ver más medidas desesperadas de la gente que intenta entrar a México o EE.UU.”, opinó también Cris Ramón, analista de política inmigratoria en el centro de estudios Bipartisan Policy Center de Washington.

México se dispone a repatriar los cuerpos a El Salvador, en medio de la conmoción.

La foto generó fuertes reacciones a ambos lados de la frontera entre México y EE.UU., en momentos en que el Gobierno mexicano despliega a miembros de la Guardia Nacional para contener a los migrantes que buscan llegar a EE.UU.

El líder de la Cámara de Diputados mexicana, Porfirio Muñoz Ledo, muy crítico del acuerdo migratorio con Washington, fustigó la política migratoria mexicana. “Lo que está ocurriendo en el país es inaceptable, porque no se puede entregar la carne humana por presión de la gran potencia, ¡eso no!”, dijo.

En respuesta a esas críticas, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo que su gobierno tiene la “conciencia tranquila”.

En EE.UU. también hubo reacciones airadas de la oposición contra la política migratoria del Gobierno. “Trump es responsable de estas muertes”, dijo el excongresista Beto O'Rourke, quien busca la nominación demócrata a las elecciones presidenciales de 2020.

Trump deploró el hecho y achacó la responsabilidad a la inmigración ilegal y a quienes alientan desde EE.UU. a una política de fronteras abiertas.

La muerte de Óscar y su hija ha causado conmoción en El Salvador, desde donde parten a diario unas 200 personas en forma indocumentada.

“Ha sido un dolor inmenso, aún no puedo creerlo que mi muchacho y mi nietecita están muertos, ellos solo querían llegar a Estados Unidos, tenían ese sueño americano, de lograr una mejor vida”, dijo la madre de Óscar, Rosa Ramírez.

Martínez había decidido seguir la ruta a EE.UU. luego de dos meses de espera de intentar tramitar una solicitud de asilo, sin lograrlo. EE.UU. redujo drásticamente el número de migrantes a los que permite solicitar asilo, pasando de decenas al día a solo un puñado en algunos puertos de entrada. (I)