Mundo

Ministerio Público de Brasil investiga causas de incendios en la Amazonía

Ministerio Público de Brasil investiga causas de incendios en la Amazonía
Río de Janeiro -

El Ministerio Público brasileño investiga si una menor fiscalización ambiental y el retiro de apoyo a organizaciones ambientales por parte del gobierno de Jair Bolsonaro favorecieron la propagación de incendios en vastas regiones de la Amazonía, que en estos días han generado gran preocupación entre autoridades y grupos civiles en todo el mundo.

La fiscalía general investiga una posible relación entre la reducción de la fiscalización ambiental y el crecimiento de la deforestación y de las áreas alcanzadas por el fuego, una “devastación de varias porciones de la floresta amazónica”, especificaba un comunicado emitido el jueves por este ente.

Los procuradores conducen sus investigaciones en el estado de Pará, en la región amazónica donde los incendios crecieron 198% en relación con el año anterior.

“El enfrentamiento de la deforestación y de los incendios no es facultad del poder público. ¡Es un deber!”, señaló el procurador federal Camões Boaventura en el comunicado ya referido.

Poco antes, Amnistía Internacional dijo que los errores del gobierno de Jair Bolsonaro son responsables del fuerte aumento de los incendios forestales en la Amazonía.

El Instituto Nacional para la Investigación Espacial, la agencia federal que monitorea la deforestación y los incendios forestales, informó que este año ha habido una cantidad récord de incendios en Brasil: 74.155 hasta el martes. Eso equivale a un incremento de 84% en comparación con el mismo período del año pasado. Bolsonaro asumió la presidencia el 1 de enero.

Visiblemente molesto por las repercusiones negativas en el exterior tras haber deslizado la presunta culpabilidad de esas organizaciones, Bolsonaro atacó el jueves al periodismo, a quien acusó de estar dañando la imagen de Brasil, y volvió a insinuar, sin pruebas, que estas agrupaciones podrían estar provocando los incendios para desestabilizar a su gobierno.

El presidente deslizó la posibilidad de que el fuego intencional podría ser una represalia de las organizaciones por haber perdido fondos públicos bajo su administración.

Bolsonaro, un político de ultraderecha escéptico del calentamiento global, ha sido cuestionado internacionalmente por el curso de la política ambiental oficial, que para muchos ha quedado subordinada al agronegocio y la explotación minera.

  • No hay recursos para combatir los incendios en la Amazonía, dice Jair Bolsonaro

Citando una presunta falta de compromiso del gobierno brasileño para combatir la deforestación, los gobiernos de Noruega y Alemania han decidido suspender su participación en el Fondo Amazonía y el consecuente giro de más de 60 millones de dólares destinados a proyectos para combatir la devastación del área conocida como el “pulmón del planeta”.

Reacciones en partes del mundo

“En medio de la crisis climática global, no podemos permitirnos más daños a una fuente importante de oxígeno y biodiversidad. El Amazonas debe estar protegido", tuiteó el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

En tanto, el presidente francés Emmanuel Macron, dijo a través de la misma red social: “Nuestra casa está en llamas. Literalmente. La selva amazónica, los pulmones que producen el 20% del oxígeno de nuestro planeta, está en llamas. Es una crisis internacional. Miembros de la Cumbre del G7, ¡discutamos este primer pedido de emergencia en dos días!”.

A su vez, el gobierno venezolano expresó preocupación por los incendios que se registran en esa zona y ofreció ayuda para mitigar la tragedia. En un comunicado del jueves por la tarde, Caracas dijo que según grupos de defensa del ambiente, el incremento de los incendios forestales es atribuido a una “agresiva política de deforestación por parte de intereses vinculados al ‘agronegocio' ". (I)