Mundo

Niños migrantes sufren en centro de EE.UU.

Niños migrantes sufren en centro de EE.UU.

El jefe interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU., John Sanders, renunció en medio de un escándalo.

Un grupo de abogados, que visitó un centro de detención en Texas, describió cómo los niños migrantes viven sucios y enfermos en estas instalaciones.

La prioridad de Sanders era cumplir la línea dura antimigratoria del presidente Donald Trump. Este mes el reto es que Estados Unidos deporte en número récord a las familias de ilegales que están detenidas.

De acuerdo con el diario The Washington Post, luego del escándalo las autoridades de inmigración y salud trasladaron a un alojamiento del Departamento de Salud a 250 niños migrantes de una estación de la Patrulla Fronteriza en Clint, Texas.

La versión de los abogados
Los abogados indicaron que  este grupo de niños, algunos aún en la infancia, que llegaron sin acompañantes o fueron separados de sus familiares después de cruzar la frontera, son expuestos a un trauma adicional.

Los juristas agregaron que pasan  semanas y hasta meses en estaciones de la Patrulla Fronteriza mal equipadas.

Desde septiembre seis menores de edad fallecieron luego de ser detenidos por agentes fronterizos y de habitar durante meses en estas agencias.

Warren Binford, una de las abogadas, explicó al diario The New Yorker que los niños denunciaron que nadie se encargaba de los bebés. “Los guardias preguntan a niños de más edad: ‘¿Quién quiere hacerse cargo de este pequeño? Y traen a un niño de dos o tres años”.

Entre las carencias, los juristas informaron que los menores de edad no tienen cepillos de dientes, ni jabón, ni acceso a baños y son alimentados con tacos en microondas, sopas instantáneas y bebidas azucaradas.

Sin embargo, los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, que primero toma a los migrantes bajo custodia, y del Departamento de Salud y Servicios Humanos ( HHS, en inglés), que administra los refugios, caracterizaron la situación como una grave crisis humanitaria.

Mientras los activistas de derechos humanos y defensores de los derechos de los niños aplaudieron la partida de Sanders, Trump defendió la gestión de las autoridades fronterizas de EE.UU.

El mandatario agregó que está “preocupado por estos menores”, pero también afirmó que “las condiciones eran peores con el presidente Barack Obama”.

Sanders indicó que dejará el cargo oficialmente el 5 de julio. Trump lo reemplazará con Mark Morgan, un analista de televisión y exfuncionario del FBI. (I)