Mundo

'No me gusta recordar, me hace sufrir mucho'

'No me gusta recordar, me hace sufrir mucho'
Quito -

Su padre logró escapar de un campo de concentración en Ucrania con su madre embarazada de nueve meses y ella, que tenía ocho años, en un coche de gitanos dirigido por caballos, pisando a los muertos.

"Mis tíos, mis abuelos, toda la familia de mi papá murió en diferentes campos. Mi abuela murió de hambre. Un tío con la mujer y mi prima iban a escapar también y un soldado alemán les siguió y les fusiló", recordó.

"No me gusta recordar, me hace sufrir mucho... muchas cosas se me borraron de la mente... no sé si, en el fondo, una no quiere acordarse, era terrible", dice Gerda Schwarzkopf, víctima y sobreviviente del Holocausto, genocidio de seis millones de judíos por parte de la Alemania nazi, liderada por Adolfo Hitler, durante la Segunda Guerra Mundial, entre 1941 y 1945.

Las Naciones Unidas, creada a raíz de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, designó el 27 de enero como el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto porque en esta fecha, en 1945, el Ejército soviético liberó el mayor campo de exterminio nazi, en Auschwitz-Birkeau (Polonia).

Junto a Gerda, cinco mujeres víctimas y sobrevivientes protagonizaron un acto conmemorativo, en el salón José Mejía Lequerica de la Asamblea Nacional, encendieron velas y las colocaron en la estrella de David, símbolo de la bandera de Israel, en memoria de las víctimas del Holocausto.

Eva Ehrenfeld, otra víctima y sobreviviente del Holocausto, tenía quince años cuando entraron los alemanes a Hungría, ahora tiene 91 años.

"Los judíos húngaros fuimos los últimos que nos llevaron a los campos de concentración... era hija única, justo mi mamá no estaba en la casa, con mi papá nos llevaron y ahí nos separaron y nunca más supe de él", contó sin dar más detalles.

Por cumplir sus 97 años, Panny Marcovitz, otra víctima y sobreviviente, entre silencios, califica de ‘milagro’ sobrevivir.

"Es un milagro, después de lo que pasó... sobreviví, es un milagro", repitió varias veces.

En tanto, Abraham Vigoda, presidente de la Comunidad Judía, señaló que se estima que existieron más de 15 000 campos nazis en toda Europa, pero que por su "mortalidad y macabra concepción, Auschwitz será siempre el símbolo del Holocausto, del exterminio, de la crueldad sin razón, de la pérdida de la dignidad humana".

En Auschwitz mataron un millón y medio de personas, agrega Vigoda.

"Mis abuelos sobrevivieron, fueron rescatados y recibidos en Ecuador, lamentablemente, solo ellos, porque casi toda su familia, mi familia, fue vilmente asesinada por los nazis... mis abuelos no solían hablar del Holocausto... pero entre las pocas cosas que sí me contaron: mi abuela, cuando se encontraba enferma y débil, solía sacarse sangre de los dedos de la mano para pintarse la cara, lo hacía para no estar pálida y que los nazis la mataran o que, cuando pasaba hambre, comía césped, asumiendo que si las vacas lo hacían, a ellos no les haría ningún daño", relató Vigoda ante decenas de asistentes, la mayoría, integrantes de la Comunidad Judía en Ecuador.

El acto también contó con la presencia de representantes de la Organización de las Naciones Unidas, Unesco, la Comunidad Judía del Ecuador, la Embajada de Israel en Ecuador y la Asamblea Nacional del Ecuador. (I)

Unos 4000 judíos llegaron a Ecuador

Entrevista a: Sol Paz Coordinadora del Centro Manuel Antonio Muñoz Borrero

La coordinadora del Centro Manuel Antonio Muñoz Borrero dice, en una entrevista con este Diario, que para evitar un hecho como el Holocausto, hay que seguir creando conciencia sobre el respetar al otro pese a aparentes diferencias.

¿Cree que el antisemitismo ha aumentado?

El antisemitismo es un odio milenario que ha sido capaz de transformarse, de presentarse en diferentes formas. A veces se confunde con estereotipos o mitos que se han formado sobre los judíos. Creo firmemente en nuestra responsabilidad de continuar educando, creando conciencia sobre la importancia de respetar al otro... y ayudar a prevenir cualquier tipo de odio que pueda surgir.

¿Existe temor de que algo similar vuelva a ocurrir?

El riesgo recae cuando desconocemos la historia y no conocemos lo que realmente ocurrió en la Segunda Guerra Mundial y en el Holocausto. Existen individuos y grupos de negacionistas y revisionistas de la historia de lo que realmente ocurrió y es ahí en donde puede existir el peligro de caer en la ignorancia. La educación y prevención son aspectos claves en este proceso.

¿Qué se conoce de los judíos que sobrevivieron?

A raíz de la Segunda Guerra Mundial, hubo una fuga masiva de judíos de Europa del este lo cual originó una emergencia humanitaria. Al principio, algunos países permitieron el ingreso, pero con el tiempo implementaron medidas restrictivas. Ecuador se presentó como una alternativa. Unos 80 000 a 90000 judíos emigraron a América Latina y entre 3500 y 4000 consiguieron refugio en Ecuador, algunos por visas de agricultores. siendo un caso único dentro de esta crisis.

¿Cómo fue la inserción de los judíos en Ecuador?

Los judíos que llegaron a Ecuador antes, durante y después de la guerra trajeron consigo su identidad y costumbres, haciendo grandes aportes... se podría mencionar la fundación de la Casa de la Música Ecuatoriana Olga Fisch, los Laboratorios Farmacéuticos Life y la Fundación Educacional Alberto Einstein, hace 46 años. (I)