Mundo

Pachamama, la deidad de los pueblos bolivianos

Pachamama, la deidad de los pueblos bolivianos
Bolivia -

Mientras esperan por una trucha frita, los miembros de una familia de paseo por el lago Titicaca derraman un poco de soda en el piso antes de tomar el primer sorbo.

En el país más indígena de América del Sur, un viejo sistema de creencias muy arraigadas que gira en torno a la diosa de la tierra Pachamama se hace presente constantemente en la vida diaria. Las gotas de soda son un pequeño homenaje a la Madre Tierra. A cambio, la Pachamama ofrece bendiciones, según las creencias de muchos bolivianos.

En otros países sudamericanos, como Perú y Chile, se cree en la diosa de la tierra, pero en ninguno más que en Bolivia, donde al menos el 60 % de la población dice ser descendiente de los pueblos originarios que fueron colonizados por los españoles.

La fe en la Pachamama rebasa el origen étnico y se da tanto en los pueblos pequeños como en las grandes ciudades. Los padres les enseñan a sus hijos que la gratitud hacia la Madre Tierra es una parte integral de la vida. Muchos son católicos practicantes que combinan las costumbres de ambas fes.

“Es una combinación”, expresó José Luis Campero, ingeniero de sistemas de 30 años de La Paz, quien es católico. “Dios no es solo una religión”.

A través de rituales conocidos como “challas”, los bolivianos muestran su respeto por la Pachamama, derramando bebidas en el piso y arrojando flores y hojas de coca en una especie de ofrenda, a veces acompañada por canciones o bailes. El ingeniero civil José Saravia dijo que él y sus colegas le rezan a la Pachamama antes de poner en marcha un proyecto.

“Le damos agradecimiento a la Pachamama para que nos dé bendiciones. Es nuestra tradición de los ancestros”, comentó Saravia, de 46 años, también de La Paz. “Vamos a misa porque eso es la religión católica que los españoles trajeron”.

La palabra “pacha” quiere decir tierra, cosmos, universo, tiempo y espacio en las lenguas indígenas aymara y quechua. “Mama” quiere decir madre. Es un símbolo de la fertilidad de la tierra en las culturas andinas.

En Bolivia la Pachamama está en todos lados y en ninguno al mismo tiempo. No hay imágenes oficiales ni logos ni estatuas que adornen las plazas o cuelguen de las paredes en las casas. (I)

1988

Primera visita

De un santo padre (Juan Pablo II) en Bolivia, país que también venera a la Pachamama.