Mundo

Pasaporte móvil, una opción para evitar largas filas

Pasaporte móvil, una opción para evitar largas filas

El concepto de viajar cambió en los últimos 10 años. Por la tecnología desde un celular se pagan hoteles, sitios de entretenimiento y traslado.

Sin embargo, pocos conocen que muchos viajeros ahorran tiempo con el pasaporte móvil.

Aunque no es nuevo, Mobile Passport (nombre de la aplicación) ofrece un servicio que da a los viajeros acceso a un carril expreso de Aduanas y Protección Fronteriza en Estados Unidos.

Con las aprobaciones de  la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de los EE.UU., el Consejo Internacional de Aeropuertos para Norteamérica y Boeing, y sin financiamiento gubernamental, la aplicación se lanzó en el aeropuerto Hartsfield-Jackson, de Atlanta, en 2014.

De acuerdo con The Washington Post, la aplicación,  disponible para dispositivos móviles Apple y Android, actualmente se expande a 30 ubicaciones en distintos aeropuertos y cuenta con más de siete millones de usuarios frecuentes.

El servicio es gratuito y solo hay que ingresar la información del pasaporte físico, hacerse una selfie y responder las mismas preguntas que efectúan los agentes de migración en las aduanas estándar estadounidenses.

Aunque la aplicación solo sirve en los territorios estadounidense y canadiense, también la pueden usar los ecuatorianos cuyo estado migratorio está legalizado o regularizado. Estados Unidos alberga al segundo grupo más grande de migrantes, el primero es España. 

La mayoría de migrantes ecuatorianos reside en los estados de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Massachusetts, California, Florida y Maryland.

“El objetivo de la aplicación móvil siempre fue poner el mayor número de servicios posible en la palma de la mano del viajero”, explicó el director de Aviación de Miami-Dade, Emilio González, a la revista mexicana CIO.

Sin embargo, Cristopher Fox, estadounidense y usuario de la aplicación, detalló a EL TELÉGRAFO que la aplicación no es para evitar los controles de seguridad.

“Es solo para pasar rápido por el control de migraciones. Es decir, agiliza el proceso evitando las filas, pero igual uno pasa por los controles”.

Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, solo en 2017 cerca de 4.000 millones de personas volaron. Sin embargo, solo 12 millones de personas han usado la aplicación desde su existencia.

Fox indicó que uno de los temores a su poco uso es que los datos privados de los usuarios se puedan vender a terceras compañías.

“Hace días nos enteramos de los riesgos del uso de las aplicaciones, como el FaceApp, entre otras, en las que insertamos nuestros rasgos faciales. La diferencia es que acá, con esta aplicación, se puede reclamar porque uno acepta un contrato digital”.

Respecto a este punto, Hans Miller, creador de la aplicación, abordó el tema en una entrevista con The Post.

“La gente teme por la venta de datos. De hecho, ni siquiera tenemos la capacidad técnica para verlos. Toda la información personal solo se almacena en el teléfono. La única clave para desbloquear ese cifrado es con el consumidor. No hay acceso de administrador”, remarcó Miller al diario estadounidense.

La App nació por el 11/S
Después del atentado del 11 de septiembre de 2001, cuando los controles de seguridad para ingresar a Estados Unidos se reforzaron, las autoridades aeroportuarias pidieron a Miller que ayudara a construir la nueva agencia gubernamental llamada la Administración de Seguridad del Transporte.

Es así como Miller ,y su socio Adam Tsao, hace 12 años evolucionaron los aeropuertos al implementar pases de embarque móviles.

En 2009 presentaron otra idea al gobierno: Mobile Passport Control (MPC), la  aplicación que recién se lanzó en 2014.

Actualmente, Airside Mobile, la compañía de Miller y Tsao, está a punto de terminar un producto biométrico que permitirá a los viajeros deshacerse de las tarjetas de embarque y las identificaciones. (I)