Mundo

Pese a declaratoria de estado de emergencia, en Chile continúan protestas contra elevación de pasajes

Pese a declaratoria de estado de emergencia, en Chile continúan protestas contra elevación de pasajes

Centenares de semáforos apagados, negocios saqueados, 41 estaciones del Metro quemadas o con daños graves, 156 policías y 11 civiles heridos, más de 300 detenidos, ese fue el saldo de la violenta jornada que vivió la ciudad de Santiago el último viernes.

Esto motivó al presidente Sebastián Piñera a declarar el estado de emergencia y devolvió a la capital chilena uno de los panoramas que no vivía desde la dictadura de Augusto Pinochet. El estado de emergencia decretado vigente restringe las libertades de reunión y de movilización.

Los responsables, los violentistas, “van a pagar por sus culpas”, advirtió el mandatario el sábado.

Las protestas en Santiago se dan tras el aumento de tarifas. Sustentado en el alza en el precio del petróleo, el dólar y la modernización del sistema, el valor del pasaje del Metro de Santiago en las horas punta -de la mañana y la tarde- quedó en 830 pesos (unos 1,17 dólares). Desde 2010 no se daba un alza en ese rango.

El incremento no afectó el valor de los pasajes para estudiantes y la tercera edad, pero se suma, sin embargo, al alza general de 20 pesos en las tarifas decretada en enero pasado.

La jornada no terminó y este sábado se registró un cacerolazo popular, con miles de familias haciendo sonar ollas y sartenes, lo que provocó un enfrentamiento entre encapuchados y las fuerzas especiales de la policía y militares.  También en el centro de la ciudad se registró la quema de buses.

Piñera anunció en la madrugada que convocará a “un diálogo transversal” y que se esforzará para “poder atenuar y aliviar” la situación de los más afectados por el aumento de pasajes en el subterráneo, aunque la oposición política demanda una rebaja tarifaria.

El general de ejército a cargo de controlar el orden público, Javier Iturriaga, aseguró el sábado que "la ciudad se ve en calma, pero tenemos muchas tareas que hacer, no estamos tranquilos".

El Metro de Santiago anunció la suspensión de su servicio hasta el lunes. Mientras que también la  Asociación Nacional de Fútbol Profesional tomó la decisión de suspender los partidos de este fin de semana en la región Metropolitana para "evitar eventuales problemas de traslado y resguardar la seguridad de jugadores, jugadoras, niños y niñas". (I)