Mundo

Santa es la protagonista del hallazgo de reliquias

Santa es la protagonista del hallazgo de reliquias

La santa cruz, la escalera santa, los clavos de Jesús y el titulus crucis fueron algunas de las reliquias que santa Elena, madre del emperador Constantino, encontró en su visita a Tierra Santa, allá por el siglo IV, según el portal de Aci Prensa.

El objetivo principal de la visita de la santa, según se cuenta en el portal, era encontrar la santa cruz sobre la cual murió Cristo; sin embargo, los obreros que la acompañaron durante las excavaciones en el Monte Calvario encontraron mucho más que eso.

La santa cruz

Según Aci Prensa, escritores antiguos como san Crisóstomo y san Ambrosio narraron que, después de realizar muchas excavaciones, se encontraron tres cruces.

Sin saber cuál era la de Jesús, llevaron hasta el Monte Calvario a una mujer agonizante y al tocarla con dos de las cruces ella empeoró. Pero con la tercera cruz, la enferma se recuperó instantáneamente.

Así, luego de lo sucedido, Macario, entonces obispo de Jerusalén; santa Elena y miles de fieles llevaron la cruz en procesión por las calles de la ciudad, se narra en el portal.

Actualmente un trozo del madero donde fue crucificado Jesús se conserva en la ciudad de Caravaca de la Cruz, en Murcia (España) y otro fragmento de la Vera Cruz se encuentra en la Catedral del Niño Jesús, en la ciudad de Alepo (Siria).

La escalera santa

Otra de las reliquias que santa Elena llevó a Roma fue la escalera santa del palacio de Poncio Pilato, que estaba en Jerusalén, por donde Jesús subió en Viernes Santo para ser juzgado derramando gotas de su sangre.

Se detalla en el portal que actualmente la escalera se conserva frente a la Basílica de San Juan de Letrán, en Roma.

Otras reliquias

Se dice que los clavos que perforaron las manos y los pies de Cristo fueron utilizados por santa Elena para proteger a su hijo Constantino en las batallas, colocando un clavo en la caballo y otro en su casco.

En tanto, el titulus crucis, la tablilla colgada en la cruz de Cristo que dice: ‘Jesús Nazareno Rey de los Judíos’ fue llevado a Roma por el papa San Gregorio Magno, en el siglo VII, según Aci Prensa.

La santa túnica, que fue utilizada por Jesús antes de ser crucificado, fue otra de las reliquias encontradas en la visita a Tierra Santa. Una parte de esta se conserva en la Catedral de Tréveris.

Asimismo, un fragmento de la cuna donde, según la tradición, reposó el Niño Jesús, está en la Basílica Santa María la Mayor, en Roma.

La iglesia del Santo Sepulcro fue levantada sobre la tumba, donde, según la tradición, fue enterrado Jesucristo. Este hallazgo también fue descubierto por santa Elena. (I)