Mundo

Venezolanos se adaptan a los cambios del esquema de suministro de combustible

Venezolanos se adaptan a los cambios del esquema de suministro de combustible
Venezuela -

En largas filas los venezolanos llegaban a las 1300 estaciones de servicio con gasolina iraní importada por el régimen y subsidiada a 5000 bolívares ($0,025) por litro y a las 200 bombas gestionadas por empresas privadas en las que se despacha combustible “super premium” importado, a unos $0,50 el litro, buscando abastecerse de combustible.

Desde esta semana en el país empezó a regir el nuevo esquema de precios de la gasolina y tras la llegada de los cinco buques cisterna, con unos 1,5 millones de barriles de gasolina y aditivos, que envió Irán, Venezuela pretende terminar con la escasez.

El país petrolero, luego de décadas de tener la gasolina más barata del mundo, venderá el litro de este combustible a $0,50 y podrá pagarse en cualquier divisa o la criptomoneda del petro que creó el régimen del líder chavista Nicolás Maduro.

Con el pago en divisas del combustible Maduro dio un nuevo paso en el proceso de dolarización que viene enfrentando Venezuela desde hace varios años y que se profundizó desde noviembre de 2017, cuando la nación entró en hiperinflación y el bolívar, que es la moneda local, fue perdiendo valor y se agudizó la escasez del papel moneda.

“El precio de la gasolina como lo teníamos anteriormente no era viable, no era sustentable. Era irrisorio, un producto tan costoso no podía ser comercializado a ese precio. Eso no se podía seguir manteniendo... Beneficiaba únicamente al sector pudiente. Este ajuste de los precios de la gasolina es imprescindible”, dice el político y constituyentista venezolano Jesús Faría, registró El Nacional.

Faría dice que siempre que se produzca un incremento en el precio del combustible esto tendrá un impacto político, pero destaca que el pueblo venezolano “entendió que era necesario un aumento”. (I)