Nacional

2.200 personas se han jubilado con carnet de discapacidad

2.200 personas se han jubilado con carnet de discapacidad
Teresa dice que no resiste tanta injusticia pues desde el año pasado ha intentado jubilarse y se siente frustrada porque mientras los días pasan, su salud se deteriora.
"Tengo 67 años, lo mío es jubilación por convenio internacional y aquí no me dicen esperese, ni nada", explica la afectada.
No es el único caso que encontramos en los exteriores de la subdirección de prestaciones de pensiones del IESS. Allí también estaba Noemí, de la tercera edad, quien nos comenta que desde julio del año pasado está realizando el trámite de jubilación lo que implica que lleva ya doce meses sin sueldo.
Su amiga Blanca la acompaña porque Noemí sufre de epilepsia.
"Yo no he cobrado, porque voy a estar mintiendo si Dios me está viendo", indica Noemí.
Están indignados y aún más tras conocer que decenas de personas han logrado jubilarse, incluso anticipadamente utilizando un carnet de discapacidad, algunos probablemente adquiridos de manera ilegal.
En la ley se estipula que en condiciones normales un trabajador necesita como mínimo 480 aportaciones al seguro, mientras que con estos carnets fraudulentos lo pueden hacer con aproximadamente la mitad.
Desde 2014 hasta 2019, las jubilaciones anticipadas por medio de un carnet de discapacidad incrementaron en un 2.100 por ciento. Según las autoridades, anualmente por este concepto se deberían jubilar un promedio de 400 afiliados, pero en lo que va del 2020, ya se han jubilado 2.200 personas. Esto pese a la pandemia que paralizó todos los servicios públicos.
Por estas jubilaciones anticipadas, el IESS ha destinado 150 millones de dólares desde el 2014. Las autoridades realizan una auditoría interna para establecer quiénes se beneficiaron ilegalmente de estos recursos.
El caso también es investigado por la Contraloría General del Estado y no se descarta que la Fiscalía inicie una investigación penal, incluso en contra de funcionarios públicos quienes posiblemente también sean parte de estas mafias.
Pero hasta que la justicia identifique a los culpables, estas personas que trabajaron tanto deberán seguir exigiendo lo que por ley les corresponde.