Nacional

394 personas con discapacidad accedieron a becas en dos años

394 personas con discapacidad accedieron a becas en dos años

Paola Olivero está a un paso de alcanzar su título de tercer nivel gracias a la beca por discapacidad que obtuvo a través de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt).

Carece de extremidades superiores producto de una descarga eléctrica que sufrió a los 11 años. Jugaba con un parasol cuando sintió que la corriente entró por sus brazos y terminó en sus piernas.

Viajó a Colombia, donde consiguió la ayuda para su prótesis y la capacitación necesaria para manejarla.

Marco escogió la psicología. El alumno se enteró de la posibilidad de acceder a una beca gracias a una amiga. Él consiguió la subvención en 2017.  Los recursos le sirven para solventar su manutención y para los materiales de estudio que requiere. Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

Aprendió a escribir con la boca y a emplear sus pies para cambiar de pañales a sus  tres hijos y arrullarlos.

En el país, 394 personas con discapacidad han firmado su contrato de beca con la Senescyt entre 2017 y 2019.

De acuerdo con la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES), las 30 universidades públicas y las privadas cofinanciadas (que reciben fondos  del Estado) deben destinar parte de esos fondos para becas de los grupos de atención prioritaria.

Cada institución de educación superior particular tiene dentro de sus programas ofertas para esta población, en las distintas carreras que ofertan.

Administración de Empresas y Derecho representan el 23,5% de la demanda de este grupo poblacional.

Para conocer el mecanismo de acceso a la beca es necesario ingresar a la página web www.educacionsuperior.gob.ec o al portal de la universidad privada.

Los requisitos indispensables que establece la Senescyt deben ser perfectamente legibles e incluyen: tener un cupo en la educación superior o certificado de matrícula en alguna institución y el carné del Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades (Conadis).

La exigencia le impidió a Boris Abad acceder desde el inicio a la beca, porque antes de 2017, según contó el estudiante, el mínimo de discapacidad era 40% y él tiene 32% por su condición como persona autista.

Este requisito se modificó y en 2017 el joven, que hoy tiene 28 años, accedió a la ayuda económica que le permite adquirir sus materiales y culminar su carrera de Educación en Inglés en la Universidad Central del Ecuador.

Cuenta que realizará el examen complexivo previo a la graduación para lograr su título en el menor tiempo  posible e intentar con el mismo enseñar a los nuevos alumnos del Centro de Idiomas de esta institución.

Boris tuvo inconvenientes para relacionarse con sus compañeros en la secundaria, porque esa es una de las limitaciones que causa el síndrome de Ásperger.

En la universidad también tuvo alguna dificultad, pero la superó gracias a la buena relación que mantiene sobre todo con sus profesores que han sabido comprenderlo.

Limitación visual
Marco Celorio tiene 28 años y estudia el penúltimo semestre de Psicología en la Universidad Politécnica Salesiana de Quito.

Él nació con catarata congénita que pudo ser superada con una cirugía, mas hubo un error médico que afectó de forma paulatina su visión producto de un glaucoma que representó una pérdida del 83% de la vista.

Toda la enseñanza primaria la hizo con una visión moderada; pero en la secundaria necesitó de audiolibros y programas especializados para realizar sus tareas.

Demoró cuatro años en ingresar a la enseñanza superior, porque no tuvo el apoyo de sus progenitores, que luego lograron reunir los fondos para financiar su enseñanza.

Durante el período que no estudió, trabajó como asistente de cocina por un período de un año. Salió porque hubo recorte de personal.

El joven fanático del rock, con la beca de la Senescyt financia su manutención y movilidad ya que representa alrededor de $ 600. Además tiene una subvención de la propia universidad que costea créditos educativos y la matrícula.

Oferta de posgrados
La Senescyt tiene el Programa Globo Común con ayuda de gobiernos internacionales, sobre todo para estudios de posgrado fuera del país.

También existen becas  de la Organización de Estados Americanos (OEA) del programa Fullbright para personas con discapacidad, dentro de la convocatoria general.

El programa Erasmus en Europa oferta becas exclusivas para este segmento poblacional a través de la Fundación Once.

Para acceder se requiere suficiencia en inglés, así como un promedio académico mínimo de 8,5 puntos. Unas becas contemplan financiamiento total y en otras los alumnos deben correr con gastos como los pasajes aéreos (I).