Nacional

Alcaldes llegan a 100 días entre auditorías y deudas pendientes

Alcaldes llegan a 100 días entre auditorías y deudas pendientes
Jujan -

Los 221 alcaldes de las diferentes ciudades del país llegan hoy a los cien días de gestión, una vez que la posesión de los dignatarios fuera el 15 de mayo del año en vigencia, tras los comicios seccionales que se celebraron el 24 de marzo.

Y entre algunos hay preocupación, pues sostienen haber asumido municipios con problemas administrativos, de presupuesto, entre otros.

Por eso, en algunos casos como en Machala (provincia de El Oro), el alcalde actual, Darío Macas, dispuso una auditoría a la administración de Carlos Falquez Aguilar, su antecesor. De esa consultoría ya tiene un informe que entregará en estos días a la Contraloría General.

Uno de los casos más complejos se registra en Jujan, donde la alcaldesa, Ángela Herrera, declaró al cantón en emergencia administrativa y dicha medida culminará a finales de este mes.

La alcaldesa presentó una denuncia en la Fiscalía en contra de su antecesor, Nicolás Ugalde, pidiendo investigar el destino de los fondos públicos.

Dice que encontró convenios de pago con el Banco Central para débitos a favor de contratistas por obras de las que ella duda de su ejecución.

Esos contratos corresponden a obras que empezaron entre el 2016 y 2017. La funcionaria expone su malestar más aún cuando, agrega, el anterior alcalde suscribió un último convenio de pago de obras el 15 de mayo de este año, fecha en que ya no procedía aquello.

“Limpieza de canales. Esta limpieza de canales, aparentemente la han hecho en el 2017, y recién nosotros la tenemos que empezar a pagar en nuestra administración. Cuánto nos cuesta, cincuenta mil dólares mensuales hasta el 2022”, manifiesta Herrera.

Esta situación de un presupuesto comprometido ha derivado a su vez, por ejemplo, en retraso en el pago a los empleados municipales, quienes no perciben remuneración desde mayo hasta la fecha.

“Nuestro presupuesto no es que el Estado a nosotros no nos envía la plata. A nosotros el Estado nos envía la plata, pero qué es lo que ha pasado con los recursos, que prácticamente la administración anterior deja comprometidos todos los recursos”, reitera ella.

Menciona que otro problema que enfrenta es que la anterior administración no dejó documentación de ninguna de las áreas municipales y que eso la ha llevado a emprender acciones con miras a recuperar la información. Parte de la maquinaria municipal, dice, quedó en mal estado y está sin usar.

En medio de este escenario, descrito por la alcaldesa, en estos cien días de labor, la comunidad ha protestado con un plantón y dos paros.

El despacho municipal funciona en un inmueble que antes fue sede de una academia artesanal. El edificio que ocupaba su antecesor era alquilado y mantiene una deuda. (I)

Ambato

‘Obras se hicieron sin considerar los estudios’

Javier Altamirano, alcalde de Ambato, también lleva adelante una auditoría a la gestión de Luis Amoroso, el anterior personero.

Indica que hay un informe de la Comisión de Fiscalización del Municipio sobre las gradas eléctricas (del pasaje Pelileo) y que conoce que la Contraloría ha admitido algún documento informativo al respecto.

Asevera que una consultoría establecía la implementación de un reloj y la regeneración de las escalinatas, pero no la implementación de las gradas eléctricas y la obra se ha ejecutado de manera diferente a lo que determinó el estudio.

En Baños de Agua Santa, el alcalde Luis Silva expresa que su principal preocupación es el proyecto termas de la Virgen, que es de $ 9 millones y que quedó inconcluso. “Se acabó el contrato principal, el complementario, los recursos y no hay un tercer producto y tenemos que pagarle al contratista alrededor de $ 700.000”, cita. (I)

Esmeraldas

‘Dos fideicomisos por obras rigen tres años’

Cerca de $ 50 millones es la deuda del Municipio de Esmeraldas que recibió la alcaldesa Lucía Sosa de su antecesor, Lenin Lara.

A esto se suman dos fideicomisos hasta el 2022, de más de $ 740.000 y de $ 1’200.000, que recibe el cabildo de las rentas mensuales.

Se trata de dos  proyectos viales y la repotenciación del sistema regional de agua potable Rioverde, Atacames y Esmeraldas.

El sistema de agua potable cuesta $ 130 millones con crédito del BDE. Con el Ministerio de Transporte, la gestión anterior firmó un convenio por $ 16’085.239,  para la construcción y rehabilitación de la  vía  a cuatro carriles, desde el redondel Jaime Hurtado hasta  la intercepción de los puentes del río Esmeraldas. El otro es por $18 millones  con Petroecuador, para el tramo de la Y del León hasta la Y de Vuelta Larga y desde el redondel del Bimot 13 hasta las villas de Petroecuador, por $ 15 millones. (I)

Machala

‘Disminuimos deuda de la gestión anterior’

El alcalde de Machala, Darío Macas, señala que asumió sus funciones con obras que están retrasadas y deudas de $ 20 millones a proveedores y más $ 40 millones a la banca.

“Hemos disminuido la deuda, solo se debe un total de doce millones de dólares. En unos ocho meses estará a unos ocho millones de dólares”, manifiesta el funcionario que prevé proporcionar a la Contraloría General del Estado un informe de la auditoría a la gestión anterior a la suya, la de Carlos Falquez Aguilar.

Ante un requerimiento de este Diario, el exalcalde en mención se negó a dar una entrevista.

Macas refiere que refinanció la deuda con la banca y que el interés anual se redujo del 9,75% al 7% en algunos casos.

Los dirigentes barriales de Machala están a la espera de que se haga público el informe de la auditoría. Algunos como Herminio Ayavaca califican como regular la actual Alcaldía. (I)

Loja

‘El proyecto Regenerar dejó pérdida a la urbe’

Las supuestas irregularidades que se habrían cometido en la administración municipal anterior (José Bolívar Castillo) llevaron al actual alcalde de Loja, Jorge Bailón, a presentar una denuncia ante la Fiscalía. Específicamente sobre el proyecto Regenerar, que supuso un cambio del tipo de baldosas instaladas en la vía pública.

El personero refiere que según la auditoría efectuada por la Contraloría, existe un perjuicio de miles de dólares por el cambio del tipo de baldosas, que atentan contra la economía y la humanidad de los lojanos por ser resbaladizas.

“Ahí se señala un perjuicio de más de 600.000 dólares por la utilización de un porcelanato”, sostiene el alcalde Jorge Bailón, y añade estar a la espera de los resultados de la denuncia.

Las baldosas que no pasan las especificaciones son las de colores (amarillas, azules), que están colocadas en las avenidas Emiliano Ortega, 24 de Mayo, Juan de Salinas y Universitaria. (I)