Nacional

Buceo a pulmón, actividad ancestral que se mantiene en Manabí

Buceo a pulmón, actividad ancestral que se mantiene en Manabí

En Manabí, el buceo es una práctica que remonta a tiempos ancestrales. En unos estudios realizados sobre la sociedad Manteña, la antropóloga María Isabel Silva, narra que el buceo  fue una de las principales actividades de los indígenas y sobre todo de gran reconocimiento.

Esta práctica permitía extraer desde las profundidades marinas la concha spondylus,  que era considerada manjar y alimento de los dioses.

Posteriormente fue utilizada como moneda cuando se realizaba el trueque entre los aborígenes de la Mesoamérica que se reunían a intercambiar productos en la isla de La Plata, suroeste de Manabí. 

“Para los españoles (hace más de 500 años), los buzos indígenas fueron valiosos pues  les proveían de perlas que sacaban de las profundidades de las costas de Manta”.

Ellos, afirma la estudiosa,  se caracterizaban por tener una gran capacidad de retener aire por  consiguiente concentraban grandes cantidades de oxígeno en sus pulmones, lo cual les permitía sumergirse aproximadamente a 40 metros con ayuda de pesas de piedra y con una especie de espátulas removían las conchas de los arrecifes.

Silva, asegura  que los buzos tenían capacidades innatas desde adolescentes y practicar esta modalidad de inmersiones morían jóvenes. Todo debido a  lo riesgoso de sumergirse varias veces al día para ir en busca de los preciados moluscos.

En la zona sur de Manabí se concentraban estos buzos. Viene hacer  los precursores de la costa del Pacifico en el arte del buceo y la pesca. Destaca Santiago Hidalgo, buzo certificado por la Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI).

Santiago afirma que en las costa ecuatoriana existe el buceo comercial que lo practican personas  que trabajan en los barcos atuneros y el buceo recreativo que ya sea por investigación o por pasatiempo es una actividad que la practican muy a menudo tanto hombres como mujeres. También detalló que “Apnea” es la variedad de bucear solo a punto de pulmón y era así como los  indígenas de esa época lo realizaban.

“El buceo con el pasar de los años se ha hecho más seguro, ya que se han implementado nuevos sistemas tanto en seguridad como en tecnología”.

Vanessa Serna, estudiante de buceo de la escuela de Santiago Hidalgo, se ha maravillado con lo que ha visto en las profundidades de las costa manabitas.

“Una vez encontramos una ancla indígena de piedra en forma de botella, quedé impresionada al saber que eso tenía cientos de años y que había sido usado por nuestros ancestros los hombres dela cultura  Manteña quienes eran grandes navegantes”.

Santiago explica que es común encontrarse con vestigios precolombinos sobre todo con pesas y anclas que usaban para bucear en estos sitios, así mismo destacó que los barcos hundidos frente a la rada de Manta (sitio donde se estacionan los barcos y lanchas de pesca)  son sitios marinos llenos de flora y fauna.

Aún existen pescadores descendientes del pueblo Manteño que  han heredado el buceo con técnicas ancestrales. Carlos Delgado,  comunicador social del cantón Jaramijó (ubicado al noroeste  de Manta),  cuenta que uno de estos grupos de pescadores es de la familia Bailón de Jaramijó.

Ellos aún manejan la técnica de inmersión a puro  pulmón y con pesas de plomo.

Se aventuran a sacar conchas grandes que venden a los restaurantes locales, aunque en los últimos años por las regulaciones de las vedas esta actividad se han dedicado auxiliar a personal de embarcaciones que se “van a pique” (se varan y hunden) frente a las  costas de Manabí.

En Jaramijó hay buzos que incluso han trabajado para investigadores extranjeros que han llegado a Manabí en busca de tesoros.