Nacional

Caminatas y riesgos asumen afectados por cierre de vía Quito-Baeza

Caminatas y riesgos asumen afectados por cierre de vía Quito-Baeza

Alrededor de 20 trabajadores limpiaban este domingo 23 de junio de 2019 los escombros que obstaculizan el paso en  la vía Papallacta-Baeza, ubicada al nororiente de Quito. El paso en este lugar se encuentra interrumpido y se prevé que en seis días más pueda ser habilitado.

Uno de los mayores problemas que enfrenta la población y los transportistas que necesitan trasladarse desde Quito hacia el norte de la Amazonía y viceversa es la caída del puente sobre el río Guango.

Fredy Moreira, trabajador del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), mencionó que desde el jueves pasado transportan materiales para rehabilitar un puente proviosional. La obra se prevé que esté lista este jueves 27 de junio, pero se habilitará un solo carril el día viernes.

El puente sobre el río Guango quedó totalmente destruido producto de la crecida del afluente.

Marcelo Meza, empleado de la MTOP, comentó que el material para construir el puente es transportado desde Riobamba. Pidió paciencia a los usuarios paciencia, pues en Puyo y otras localidades las precipitaciones son fuertes por el momento, lo que dificulta las labores de traslado del equipamiento.

Testimonios

Mientras tanto, los moradores del sector caminan largos trechos, de varias horas, para dirigirse a sus empleos y viviendas. Incluso, asumen riesgos como pasar por troncos que utilizan como improvisados puentes.

María Lema, quien vive en el sector, señaló que el clima dificulta sus labores. Junto con su esposo trabaja en una finca agrícola. La habitante espera que se reabra pronto la vía y poder normalizar sus labores.

Noé Zúñiga comentó que le tomó cuatro horas viajar desde Baeza hasta Papallacta, cuando este trayecto normalmente toma 45 minutos a los usuarios.

“El carretero está totalmente destruido, existen derrumbes a lo largo de la carretera debido a la lluvia, en el sector de Cuyuja las personas hacen transbordos y luego siguen caminando”, indicó la usuaria.

Evelyn Ruíz, quien viajó de Cuyuja a Papallacta, señaló que en este trayecto existen dos derrumbes y que poco a poco la maquinaria está retirando los escombros.

“Nos preocupa porque en las tiendas del pueblo ya no hay víveres, la comida escasea, se acabó el pan, los huevos y hay seis camiones en Cuyuja que no pueden salir a Quito”, lamentó.

Autoridades hacen un llamado para evitar exponer sus vidas en esta zona donde las crecidas de los ríos se presentan de un momento a otro. Reiteraron en el llamado a viajar por el día y evitar hacerlo por las noches, debido a la caída de materiales desde los cerros. (I)