Nacional

Ecuador perdió 580 millones de dólares en turismo

Ecuador perdió 580 millones de dólares en turismo
Ecuador ha perdido casi 600 millones de dólares de ingresos en turismo debido a la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, por lo que promoverá una campaña para alentar que los propios ecuatorianos ayuden a recuperar este sector.
"El turismo ha sido una de las industrias más golpeadas. En marzo y abril perdió 580 millones de dólares", anunció este jueves el presidente Lenín Moreno, al lanzar una campaña por redes sociales.
El gasto de turismo interno "será deducible del impuesto a la renta" que deben pagar los ecuatorianos, aseguró el mandatario, que se ve abocado a una crucial lucha para reactivar el país y sus motores de desarrollo después de casi tres meses de paralización por la pandemia.
Según los últimos datos oficiales, en el país andino se registran en este momento 53.156 casos de contagio y 4.343 fallecidos, además de otros 2.965 decesos también causados probablemente por la pandemia.
La otra cara de la COVID-19 es el altísimo precio económico de la enfermedad, que ha hundido aún más unas finanzas ecuatorianas que ya lastraban una deuda monumental desde el anterior Gobierno.
"Tenemos la bendición de vivir en el país más megadiverso del mundo y uno de los más hermosos del planeta", señala el presidente en su breve vídeo de promoción, y alienta a los ecuatorianos a convertirse en "embajadores de la belleza" de su país.
Con ello, Moreno espera poder "mantener los empleos" que dependen de este sector, "reactivar al economía" y "generar recursos para miles y miles de familias".
Al llegar a la Presidencia en 2017, el gobernante ecuatoriano se propuso diversificar la economía nacional de forma que dependiera menos del petróleo, su principal fuente de ingreso de divisas en los últimos cincuenta años.
Y entre los motores de desarrollo que se planteó estaban la minería sostenible, que en los últimos meses empezó a producir de forma industrializada, y el turismo, frenado de forma absoluta por el coronavirus.
Ahora, con las fronteras aún restringidas de forma parcial, Ecuador se plantea regenerar el sector con el turismo interno, alentando a visitar sus destinos rurales para, también, evitar así aglomeraciones.