Nacional

En Esmeraldas y Quito trabajan en equipos

En Esmeraldas y Quito trabajan en equipos
Esmeraldas -

Cinco profesionales esmeraldeños se unieron con otros compañeros para construir un respirador médico y protectores faciales de policarbonato, para donarlos a salubristas que atienden a los pacientes contagiados de coronavirus en hospitales.
Ellos son José Samprieto, Luis Herrera, Juan Casierra, Manuel Herrera y Jhon Reyes, quienes trabajan por separado en los componentes del respirador. Se trata de un ventilador mecánico, que se acciona eléctricamente y es controlado mediante microprocesador-electromagnético o neumático.
El dispositivo, en elaboración, permitirá suplir la ventilación pulmonar espontánea por una ventilación mecánica.
Este tipo de respiradores se utilizan principalmente con pacientes en cuidados intensivos, aunque también pueden ser domésticos, muy necesarios para la emergencia sanitaria por el coronavirus, en los hospitales del país, explicó Ramón Echeverría, médico especialista en enfermedades respiratorias.
José Samprieto, máster en automática y robótica, trabaja en el prototipo, con las especificaciones técnicas del Ministerio de Salud Pública (MSP) y del gerente del hospital del sur, Robert Cedeño.
“No podemos trabajar juntos todos los profesionales en el respirador artificial, por prevención sanitaria y el toque de queda extensivo”, indicó.
Por videoconferencia o redes sociales se comunican para conocer los avances de construcción de la turbina o depósito de compresión, fuente de aire y oxígeno, conjunto de válvulas y tubos, equipo o circuito de conexión al paciente, que puede ser desechable o reutilizable.
Los profesionales aspiran a terminar el equipo la semana entrante y hacer las pruebas respectivas de funcionamiento con la supervisión de médicos especializados en el tema.
Mientras, en el taller de prácticas de la Facultad de Ingenierías y Tecnologías de la Universidad Luis Vargas Torres, Samprieto y otros profesionales diseñan los adaptadores frontales para los protectores faciales de policarbonato, que requieren médicos y enfermeras para la atención de pacientes contagiados con el COVID-19.
Hasta el viernes se realizaban en moldes pruebas de la calidad del material a utilizarse en la fabricación de los arnés.
Esperan contar con la contribución de los materiales y accesorios, que hasta el momento los ha dado la Prefectura de Esmeraldas, indicó el profesional.
Lenín Montaño, decano de esa unidad académica, prestó el laboratorio para ayudar en el proyecto a Samprieto, quien también es docente en la UTE - LVT. Esperan que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) provincial les extienda los horarios para trabajar en la fabricación de los protectores.
La Prefectura de Esmeradas entregó, en esta semana, una unidad móvil tipo consultorio al hospital del sur Delfina Torres, para la atención de emergencia por el coronavirus.

Otra iniciativa
Antes de la declaración de la pandemia del COVID-19 por parte de la Organización Mundial de la Salud, investigadores de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) ya desarrollaban un prototipo de respirador artificial, con el objetivo de reemplazar la operación manual de estos aparatos y además atender su escasez en los centros hospitalarios.
Alfredo Valarezo, docente de la carrera de Ingeniería Mecánica, explicó que este es un primer prototipo y que ahora lo someterán a pruebas. Tiene un mecanismo que es activado por un motor eléctrico, que reemplaza la acción manual de los enfermeros aplastando una bolsa de resucitación. (I)

DETALLES

El prototipo de la U. San Francisco de Quito tiene un diseño con un balancín accionado por una leva en espiral, que se mueve con un motor de pasos. Este proceso es calibrado y monitoreado para ajustar su funcionamiento.
El diseño es similar a un modelo desarrollado por el grupo ReesistenciaTeam, de la Universidad de Asturias, porque la institución comparte lo que están haciendo, así como las pruebas que realizan con animales.